"Las cenizas del pasado, surgió cuando estaba finalizando mi novela anterior. La idea de narrar la historia de una familia, a través de tres generaciones, que se ve atravesada por el odio, el amor y la venganza, y en donde el pasado se funde en ese presente, no dejaba de revolotear en mi cabeza de manera insistente. Poco después de finalizar el libro que estaba escribiendo me puse a diagramar mi nuevo proyecto, bocetando los personajes y buscando toda la información que necesitaba, para proceder a la investigación de la época que abarca esta nueva novela", dice Claudia Barzana sobre su nueva novela.

 

-¿Por qué elegiste los años 20?  ¿Te llevó mucho estudio?

 

-El siglo veinte es una época muy rica para relatar, porque se dan grandes cambios, la modernidad se ha instalado en todas las áreas, y la década del veinte en especial cuenta con todos los ingredientes para ser contados en una novela. Me llevó bastante tiempo investigar lo que sucedió en esa etapa histórica. Intento reflejar esa instancia histórica en todas sus dimensiones, y hacer que el lector viaje junto a los personajes a los distintos lugares y escenografías sintiéndose parte de la trama de la novela.

 

-¿Por qué Londres, Paris y Buenos Aires?

 

- Las distintas ciudades que sirven como escenario de la novela hacen a la trama. Si bien me gusta que el lector viaje hacia distintos lugares, porque creo que le da aire al texto, tiene que haber una coherencia en la trama para justificar esos escenarios. En esta novela hice foco en la ciudad de Buenos Aires relatando lo qué sucedía en aquella época relacionándolo con lo que acontecía en el resto de las ciudades que cito. Eso me llevó a investigar lo que acontece en esos lugares para plasmarlo en el libro.

 

- ¿Cómo definís a los personajes?

 

- Las cenizas del pasado es una novela coral. Son varios los personajes que la forman y cada uno de ellos son seres que han debido luchar para conseguir lo que desean, a pesar de las circunstancias y de lo que han debido atravesar en pos de conseguirlo.
Sin dudas, los fantasmas del pasado los envuelven acechándolos, y ellos deberán buscar el modo de evitar que ese pasado no les impida vivir el presente y proyectar un futuro.

 

- ¿Cómo era la vida cotidiana de la mujer en esa época?

 

-La década del veinte es un momento histórico de esplendor económico y eso permitió que el país brille en todos los ámbitos.Varias fueron las modificaciones en la vida cotidiana y la vestimenta fue una de ellas. Atrás quedaron los corsés, para comenzar a lucir vestidos amplios y cómodos. Estos cambios no hablan solo de una cuestión estética, sino de algo más profundo como es la liberación que vivía la mujer dejando a un lado la opresión con la que vestía tiempo atrás. La mujer no solo se dedicaba a la crianza de los hijos, sino que comienza a proyectar un futuro profesional. En aquella época no le era fácil hacerse un lugar dentro del mundo laboral masculino, pero muchas lo lograron. En las cenizas del pasado cuento parte de este cambio.

 

-¿Cuánto limita el pasado al presente?

 

-Muchas veces vivir en el pasado te impide transitar el presente. No es fácil dejar atrás dolores, traiciones y pesares y mirar hacia adelante como si todo aquello no hubiera existido. Creo que la clave está en saber que el pasado existió y no se puede cambiar y que anclarnos en el ayer no nos deja avanzar. Hay que aprender a soltar y reconstruirse más allá del dolor que signifique hacerlo. 

 

-¿Puede el pasado dar un paso al costado?

 

-Es importante no intentar borrar el pasado, porque lo que vivimos nos define, pero eso no significa que no podamos virar el rumbo que tuvimos hasta ese momento. Creo que atarse a lo que fue puede transformarse en una pesadilla porque no te permite crecer ni avanzar.

 

-¿Cómo fue escribir en cuarentena?

 

-Las cenizas del pasado es el segundo libro que escribo en esta cuarentena y en verdad esta vez me resultó muy gratificante hacerlo. Me encerraba en mi escritorio y volaba junto a mis personajes, por varias horas, a la década del veinte. Eso permite dejar a un lado todo lo que sucedía en derredor.

 

-¿Qué te gustaría que el lector encuentre?

 

- Cada lector es único y creo que las sensaciones que le provoca la lectura de una novela también lo son. Yo ansió que puedan involucrarse con la trama de la novela y que los personajes cobren vida a medida que vayan leyendo la novela. En realidad, me haría muy feliz que disfruten cada página de Las cenizas del pasado.

 

-¿Por qué necesitamos leer historias de amor?

 

-Porque el amor es un sentimiento universal y creo que todos buscamos vivir una historia de amor como la de los libros. En muchas oportunidades nos conmueve lo que leemos, a veces porque añoramos vivir eso, y en otros casos porque nos sentimos identificados con lo que leemos. Al fin del camino siempre buscamos haber tenido o leído una gran historia de amor.

 

-¿Te da miedo quedarte sin historias?

 

-Hasta ahora no me sucedió y espero que no me ocurra. Supongo que si me sucede me tomaré el tiempo suficiente para elaborar y gestar una nueva historia que valga la pena escribir.