El rapero estadounidense Kendrick Lamar fue distinguido con el Premio Pulitzer en el rubro musical por su último disco DAMN, convirtiéndose así en el primer artista en ganarlo por un género que no sea jazz o clásico. En declaraciones a la prensa recogidas por la agencia DPA, la vocera del jurado de la Universidad de Columbia de Nueva York que entrega el premio, Dana Canedy, afirmó que el disco del californiano de 30 años fue considerado una "virtuosa selección de canciones unidas por su autenticidad coloquial y dinámica rítmica" que reflejan "la complejidad de la vida moderna afroamericana". La elección de Lamar, de todos modos, no quedó exenta de la polémica, y son varios los medios estadounidenses que se mostraron perplejos ante una elección poco tradicional.

Los Pulitzer se entregaron ayer por centésimo segunda vez, con reconocimientos en veinte categorías de los cuales catorce son periodísticos. Entre las otras seis se premia también la literatura, el teatro y, desde 1943, también a la actividad musical estadounidense.