Dave Asprey planea ser un hombre bicentenario. Su sueño es llegar a los 180 años y está convencido de que puede lograrlo.

"No creo que sea ciencia ficción. Alguien tiene que hacerlo, y yo estoy dispuesto a morir intentándolo" ", dice el empresario estadounidense de 45 años, fundador de la marca de culto de café, Bulletproof. Su historia fue relatada en una nota publicada por el portal BBC Mundo.

Desde hace años somete a su cuerpo a polémicos experimentos. Mientras muchos lo describen como un excentrico, el prefiere definirse como el primer biohacker profesional del mundo.

Un biohacker es una persona que usa la ciencia y la tecnología para intentar mejorar su salud "pirateando" o "hackeando" su propia biología

Receta propia
En el caso de Asprey, según detalla BBC, su búsqueda de la inmortalidad lo ha llevado a que le extraigan parte de la médula ósea cada seis meses, para conseguir algunas de sus células madre y luego inyectárselas en todo el cuerpo.

También usa parte de su tiempo en una cámara de crioterapia, que utiliza nitrógeno para enfriar su cuerpo. Y como si fuera poco, se da "baños" de luz infrarroja y se pone electrodos en la cabeza. Cuenta que gastó más de US$1 millón para mejorar el funcionamiento de su cuerpo y su cerebro.

El financiamiento de sus aventuras proviene de la popularidad de su marca de café Bulletproof, un producto que él califica como un biohackeador del cuerpo y también tiene un orígen peculiar. Conoció la receta en un viaje al Tibet y asegura que el producto puede ayudar a mejorar la salud física y mental de una persona. El café se hace con una inusual receta que requiere que los consumidores compren tres productos por separado: café, al que se le agrega mantequilla, y una forma purificada de aceite de coco.

Dave Asprey, fundador de la marca de café Bulletproof, ya gastó más de un millón de dólares

El exitoso emprendimiento consiguió inversiones por más de US$68 millones, dice Asprey, y se expandió hasta convertirse en una marca más amplia que incluye productos alimenticios como barras de proteínas, camisetas y libros de dietas.

Asprey fue sido objeto de duras críticas por su café, especialmente de profesionales de la salud, quienes argumentan que el emprendedor no tiene ninguna certificación médica ni entrenamiento nutricional.

A pesar de eso, tiene muchos adeptos y la marca logró ser influyente. El emprendedor asegura que toma su café todas las mañanas y que le ayudó a "cambiar mi vida y perder 45 kilos".

Ver más productos

El beato Juan de Licio, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Juan de Licio

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos