Yo soy Tonya es un raro ejemplar de un género más raro aún: el grotesco estadounidense. O "americano", si tomamos el término como una forma de la cultura popular que excede a un país. Porque esta biografía de Tonya Harding, la abusada, presionada patinadora que terminó lastimando a una colega para ganar un puesto en los Juegos Olímpicos y se volvió icono de la cultura pop, toma su tragedia con ligereza vertiginosa, con el acento puesto en las frustraciones y las decepciones, pero tratadas con el tono de la comedia cómica. En ese punto -y quizás ahí está el verdadero lazo con Scorsese- en su retrato de un mundo provinciano y exitista hay algo de commedia allitaliana permeado en la América WASP. Margot Robbie y Allison Janney como una hija obsesionada y una madre abusiva entienden ese juego y sostienen este film anómalo, imperfecto y apasionante.

Ver más productos

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Me gusta la guita y la necesito

Me gusta la guita y la necesito

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Que las clases empiecen en casa

Que las clases empiecen en casa

Ver más productos