Rojava es la nueva novela de la escritora y periodista Magda Tagtachian, que una vez más concentra sus dos profesiones  en un solo texto literario y de investigación. Se trata de la historia de Nané Parsehyan quien necesita encontrar a su verdadero padre. Para eso emprender. deberá  llegar a Rojava. En el viaje la acompañará su prima Alma Parsehyan, una periodista. “El título  es un hallazgo de mi editor Genaro Press.  Me acuerdo que dijo suena intrigante, no se sabe si es el nombre una mujer o qué es. Me pareció que tenía ese misterio y esa fuerza que ronda el espíritu de la novela”, dice la autora a BAE Negocios.

Alude a la administración autónoma bajo el control del pueblo kurdo en el este y norte de Siria. Ahí conviven en paz y armonía  kurdos, armenios, árabes, son bienvenidas todas las religiones, todas las etnias. En Rojava están resistiendo el avance del régimen de Erdogan de Turquía,  que bombardea la zona. El pueblo kurdo es una nación sin estado, hay mas o menos 30 o 35 millones en el mundo. La mayoría vive. en Turquía, Siria, Irak e Irán. El título tiene un guiño muy fuerte para quienes conocen esta problemática, y para los kurdos claro, que me escribieron para agradecerme por visibilizar la lucha de ese pueblo”, relata.

-¿Las protagonistas están inspiradas en alguien real?

- No son reales, pero si pueden estar inspiradas en personas de la vida real. Alma es como mi álter ego, es periodista de origen armenio, criada en occidente, que va en busca de sus origines, es una mujer apasionada, que va a en busca de sus deseos. Me llevó a un camino de autoconocimiento. Nané es una joven armenia criada en la Armenia soviética. Comparten el origen. Tomé como inspiración a muchas mujeres armenias que viven allá, hablé con muchas sobre cómo es la situación de la mujer en Armenia y lo que yo he investigado. En el comienzo de la novela se devela un secreto del origen de Nané, tiene que ver con ese camino, con es adn, con ese núcleo informativo que todos tenemos y que es el núcleo de la vida.

-¿Cómo definís a cada una de ellas?

-Las dos son valientes, van en búsqueda de sus deseos, son de mediana edad, han sufrido por amor y buscan comprender quienes son. Eso las termina acercando y uniendo en esta nueva aventura, este viaje que emprenden hacia Rojava.

-¿Cómo se posicionan ellas frente a la lucha?

-La lucha atraviesa la vida de ambas, se posicionan frente a la lucha con  sus debilidades y fortalezas. Reconocen esas zonas vulnerables  con esa fuerzas que tienen, es como se van construyendo, la lucha las identifica a tal punto que les da sentido a su vida, las hace sentir vivas a  pesar de estar en pleno peligro. No podrían vivir sin  estar luchando.

-¿El lector necesita saber del conflicto armenio para entrar  en la novela?

-El lector no necesita saber del genocidio armenio, ni de la amenaza al pueblo armenio. La novela se centra en la lucha del pueblo kurdo. Lo que hice fue fundir ambas luchas, ambas son minorías perseguidas.

-¿Que son las Unidades Femeninas de Protección Popular?

- Son milicias que  funcionan en la zona de Rojava creadas en 2012 pero tomaron protagonismo en 2014, cuando el Estado Islámico tomó como cautivas sexuales a las mujeres. Hay casi 3000 esclavas y cautivas que las buscan las milicias. Cumplen la función de protección de su propia tierra. Estas mujeres son civiles, que aprenden instrucción militar en distintas academias. Aprenden a desconstruir el patriarcado que han sufrid. ellas mismas. Están integradas también por mujeres que viajan de muchos lugares. Hay argentinas que han estado participando y colaborado, a algunas de ellas o sus familiares los he contactado para la investigación de novela. También hay milicias populares de hombres. Rojava se basa en tres pilares: la igualdad de género, la sustentabilidad ecológica, la horizontalidad en el sistema de gobierno. Es un Confederalismo democrático divida en diferentes cantones cada uno de liderados por  una mujer y u. varón. Es un sistema revolucionario desde lo ideológico, lo humano, lo político se estudia en  todo el mundo. Las bases la tomaron de un hombre que está preso y aislado en Turquía, todo esto está en la novela.

-¿Un pueblo puede escapar del fundamentalismo?

- El fundamentalismo es algo que germina en la tierra, como germina el mal. En Rojava vemos como dentro del campo de los refugiados van a vivir las victimas de los fundamentalismos, la mayoría mujeres y niños. Pero la gran paradoja es que dentro de los campos de refugiados, un lugar al margen del mundo, funcionan las escuelitas de estado islámico. También  están las mujeres de los fundamentalistas, algunas son arrepentidas otras no. Muchas quedan viudas porque sus maridos murieron en los ataques o en autoataques, y van a vivir a los campos de refugiados. Dentro incluso hay cárceles donde están los mas peligrosos. El mal es endémico. El fundamentalismo es un circulo vicioso que se reproduce. Lo. refugiados un drama humanitario. Nadie quiere a los refugiados porque temen que hayan fundamentalistas. Hay casi 7 millones de refugiados sirios por ejemplo, los organismos de asistencia tratan de ayudar pero la realidad es que no dan abasto, esto también se trata en la novela.

-¿Qué te gustaría que el lector encuentre en esta novela?

 

- Fundí la literatura con investigación periodística, la novela es una trama hay personaje. que van a la lucha, que se enamoran, la novela es el mundo mismo. Me gustaría que se entretengan, aprendan y que también emprendan un viaje a hacia si mismos.

-¿Te parece que abordar estos temas tan duros desde la literatura permite acercase a ellos?

-Hay lectores que me escriben que no sabía que existió el genocidio armenio, no saben que son cristianos. La novela echa luz el drama humanitario que significa ser desplazado en el mundo de hoy. La radicalización del fundamentalismo. Tiene momento mas amables, un viaje por la cultura, la danza, la gastronomía, es posible acercarse y echar luz sobre esos temas tan duros que están comprometiendo al mundo de hoy. Todo lo que pasa en medio oriente es una bomba latente. Los regímenes son los responsables de fomentar la radicalización.