Casi como para relajarse después de una semana cargada de eventos internacionales vinculados con la cumbre de la OMC, el CCK liberará su auditorio principal para que suene la música de Duke Ellington.

Será este sábado, a las 20, al cabo de varios días donde el acceso a la zona estuvo altamente restringido y las actividades de este centro cultural fueron suspendidas por el mencionado evento internacional. De regreso a la normalidad, se darán cita dos orquestas creadas al calor del CCK y que llevan un valorable rodaje con amplia respuesta de público. Así, la Big Orchestra y la Camerata Argentina se reunirán para presentar clásicos de Ellington, en lo que promete ser una de los conciertos más relevantes de la despedida del año.

El CCK, como la Usina del Arte, se convirtió en un faro cultural que convoca extendidas audiencias y artistas de géneros y procedencias diversas con el saludable impulso estatal. El extraordinario salón central del CCK vio pasar en los últimos meses músicos internacionales de jerarquía, como Barry Harris, Ravi Coltrane, Bill Frisell, Egberto Gismonti y Stefano Bollani, entre otros.

En el mismo escenario, la Big Orchestra –creada hace un año con la dirección de Mariano Loiácono- trazó un recorrido por standards de jazz con una permanente respuesta de público y se consolidó como una big band de referencia en la escena local. Además de Loiácono, compositor y trompetista de proyección internacional, integran hoy la orquesta Gustavo Musso (saxo alto), Ricardo Cavalli (saxo tenor), Sebastián Loiácono (saxo tenor y clarinete), Liana Catalano (saxo barítono), Franco Espíndola (trombón), Ramiro Penovi (guitarra), Francisco Lo Vuolo (piano), Jerónimo Carmona (contrabajo), Ian Carl (batería) y Julia Moscardini (voz).

Los seguidores del jazz argentino saben que son músicos de alto nivel. Mariano Loiácono, el líder, corona un año de alta exposición: viene de tocar en Nueva York con músicos como Vincent Herring y Anthony Wonsey y de acompañar junto a su hermano Sebastián al trío de Luis Perdomo, Mimi Jones y Rudy Royston, que ofreció días atrás extraordinarios shows en Buenos Aires y en Rosario. Y editó en dúo con el pianista y compositor Adrián Iaies un disco excepcional, Nikli Song. Los adictos a las orquestas pueden también explorar su disco Hot House, publicado por Rivo Records en 2013, con una formación en noneto, muchos de cuyos nombres se repiten en la actual big band. El sitio Allaboutjazz.com saludó ese álbum como la expresión de “la alegría de tocar”.

La Big Orchestra que dirige Loiácono se complementará con la Camerata Argentina de cuerdas que lidera Pablo Agri para versionar la impronta ellingtoniana con títulos como Caravan o I didn’t know about you, todos con arreglos de Loiácono. Será una manera de despedir el año a todo swing por parte de un conjunto de músicos que no sólo iluminan la sala sinfónica del CCK sino que fatigan con cuerpo y alma los clubes de jazz estirando las alas de un género que suma cada vez más adeptos.