Lady Bird es algo que escasea: una película amable. Sin la prepotencia que asuela hoy al gran espectáculo -es claro que hay excepciones-, y sin la necesidad de que cada escena sea una alegoría o una referencia a los tiempos políticos que corren, lo primero que hace este filme es narrar una historia, la de la relación entre una adolescente y su madre. Esa relación, difícil y plagada de coincidencias que se disfrazan de diferencias irreconciliables, está mostrada -esto es cine- con mucho pudor, con mucha sensibilidad y con mucho humor. Lo último es clave: el hecho de no subrayar con la imagen ni con el guión los puntos más dramáticos de la trama permite que varios momentos inspirados, escritos con gracia, nos lleven a la sonrisa. Hay algo más: el gusto por sentarse a dirigir o actuar una película. No es tan frecuente, tampoco, ese placer que transmite, de modo plácido, Greta Gerwig.

Ver más productos

San Francisco de Sales, en el recuerdo la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a san Francisco de Sales

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos