Fue un buen fin de semana. Más de medio millón de espectadores en los cines con varias películas que siguen funcionando bien. Eso en términos absolutos y podríamos reducir todo a tal comentario. Pero revisar la tabla implica también ver otras cosas. Por ejemplo: Aladdin sigue primera, con más de 200.000 espectadores. Eso está bien. Pero es raro que no haya sido destronada por Godzilla-Rey de los monstruos, que fue un estreno masivo. Tampoco anduvo muy bien esa película en los Estados Unidos, país de origen. Pero la diferencia entre ambos puestos -Aladdin no tuvo críticas mejores que Godzilla, para ser realistas- es de casi tres a uno, aún si se tiene en cuenta que la segunda tuvo menos pantallas según el reporte de la consultora Ultracine. Es lo de menos: no interesó tanto y no llegó a los 100.000 espectadores, que habría sido una cota un poco más aceptable.

En el tercer puesto está la película argentina El cuento de las comadrejas, de Juan José Campanella. Lo hemos explicado semanas atrás: el público de Campanella -el que logró con El secreto de sus ojos, más específicamente, dado que Metegol, animación familiar, cae en otra dinámica- fue desapareciendo porque el mercado se saturó con entretenimientos para todo público. Una comedia adulta como las comadrejas, incluso si tiene buenas críticas, tiene mayores dificultades para encontrar una audiencia. Pero aún así se mantiene bien porque funciona otra cosa: el boca a boca. Así que, poco a poco, va sumando bien. De hecho, es una de las películas que menos público pierde semana a semana. La proporción de caída suele ser de alrededor del 30% intersemanal; aquí rodea el 20%. Veremos dónde llega y si se convierte en lo que los estadounidenses llaman un "sleeper", es decir una película que se "queda a dormir" en los cines y suma de a poco pero constante. Depende mucho de las condiciones del mercado.

Un poco lo mismo sucedió con Rocketman, la biografía de Elton John. Por un lado, era improbable que lograse el impacto que tuvo Bohemian Rhapsody: Elton no es tan masivo como Queen en este mercado. Pero también sucede que el público adulto para una fantasía musical es poco. Simple y conciso: la concentración también fue "matando" esa audiencia. La falta de variedad genera falta de curiosidad. Así que otra película que, hace algunos años, habría debutado al menos alrededor de los 100.000 espectadores quedó en el sexto puesto, muy lejos de esa cota.

Funcionó bien Ma, porque es un filme de terror y es uno de los pocos nichos con fidelidad constante. Pero la otra novedad que podría haber llevado gente a las salas, la tercera aventura del Ratón Pérez, tuvo muy malos números. En principio, las críticas fueron malas, definitivamente. Pero por otro lado, es necesario que las películas "para chicos" tengan una marca ( Disney, Pixar, DreamWorks, etcétera), algo que le de seguridad al espectador respecto del producto que va a consumir. Hoy más que nunca, y si se tiene en cuenta el precio de la entrada, es necesario que el espectador sepa qué va a ver, que "invierta sobre seguro". Una película nacional con animación y muñecos resulta un riesgo (es cierto, puro prejuicio) que pocos se animan a tomar.

Ver más productos

Para palpitar el fútbol que se viene

Para palpitar el fútbol que se viene

Mascarillas faciales protectoras: usos y formas de hacerlas

Mascarillas faciales protectoras: usos y formas de hacerlas

Sigamos aprendiendo en casa

Sigamos aprendiendo en casa

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

Ver más productos