El espectador tiene derecho de desconfiar: se trata (y nadie lo esconde) del mismo esquema de La gran estafa pero con mujeres. En lugar de George Clooney, Sandra Bullock (en la ficción, los personajes son hermanos); en lugar de Brad Pitt, Cate Blanchett y así. El costado interesante de esta película con elegante dirección de Gary Ross -un realizador que sabe crear personajes que parecen seres humanos, lo demostró en Seabiscuit y en la primera Los juegos del hambre- consiste en que mucho de lo que sucede, muchos de los trucos de estas ladronas de guante blanquísimo e inteligencia a flor de piel, surgen de explotar las desventajas que el sistema le impone a la condición femenina. En ese resquicio, tratado desde el humor ligero y aparentemente -solo aparentemente frívolo- es una película mucho más profunda de lo que quiere parecer. Antes que ingeniosa (como la original), inteligente.

Ver más productos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Claves de Alberto Fernández

Claves de Alberto Fernández

Ver más productos