La tradición de esperar a los Reyes Magos, que excede la religión, es una gran oportunidad para regalar libros, que inviten a soñar, a jugar y también a reflexionar.  Una excusa para llevar magia en forma de cuento, que son de alguna manera una llave para abrir sueños y mundos infinitos.

Y también para hacer más sencillas situaciones que pueden asustar o hasta hacer doler un poco como la caída de un diente y para eso está Serapio.

Un clásico como Caperucita adaptado a una sociedad que cambió, donde el grooming impacta en los chicos de manera continúa con las redes sociales y esta nueva versión permite abordar el tema de manera lúdica.

Me quedo contigo, propone hablar de la amistad, de cómo es ese vinculo, donde se acompaña en las buenas y en las malas pero sin perder la individualidad. Este es uno de los tantos libros que provocan la pregunta de si sólo son para chicos cuando tienen tanto para aportarle a los adultos. Como Lindo día para volar, donde el tema de la libertad está muy presente.

La gran Liliana Bodoc dejó muchas historias maravillosas entre ellas El espejo africano, que se editó con las hermosas ilustraciones de Vanina Starkoff. Este libro también aborda el tema de la libertad guiada por el espejo.

Para los más chiquitos están las historias de Aduki el extraterrestre que junto a su familia se muda al planeta Tierra y descubre un mundo diferente para él pero conocido para el lector.

Siempre hay una opción que viene de la mano de Pablo Bernasconi como ¿Qué vas a llevar? , un cuento que invita a tener una vida más saludable. En su primera versión fue publicado por Unicef.

Pero también están los libros que acompañan creaciones externas a ellos como los Pokémon. Una guía para conocerlos a todos, sus tamaños, sus evoluciones, cómo ganar batallas y todas las claves para entrenarlos.

También historias que tienen a youtuber como protagonistas como Escuela Raptor. No es un protagonista habitual pero si lo es para los chicos de hoy que nacieron en un mundo atravesado por la virtualidad. También están inmersos en el mundo de los videos juegos y desde ese lugar cuenta la historia Donato, sin renegar de ellos y abriendo otras puertas. Los libros tienen llaves para todos y es un mito que los chicos no leen.