Sylvester Stallone: actor, director y un corazón enorme

Es probable que Rocky sea una de las series cinematográficas más queribles de la historia del cine. Aunque ahora sigue con otro personaje -el hijo de Apollo Creed-, la película que cierra magistralmente al Rocky boxeador es esta Rocky Balboa, dirigida, producida, escrita e interpretada por Sylvester Stallone. No solo es una gran película con toda la emotividad a flor de piel, sino que además de cristalizar un mito, lo hace con armas nobles, con clacisismo narrativo y sin ceder nunca a la demagogia. La sutileza de Stallone como actor es realmente impresionante. 

Perdida

Pocas obras como la de David Fincher -un realizador de un clacicismo notable- giran de manera tan decisiva alrededor de la presencia del Mal en el mundo. Esta película de suspenso, aparentemente trágica pero totalmente cómica, narra cómo un hombre un poco estúpido es acusado de un crimen que no cometió y no existe, mientras es víctima de una manipulación extraordinaria. Todo está muy bien en este fi lme que además se atreve a ciertas audacias narrativas poco frecuentes en el cine de gran presupuesto, y que requiere más de una visión para su degustación completa. Viernes a las 22 por Fox Cinema.

El profesor Marston y la Mujer Maravilla

Esta historia es mucho mejor que la historieta “Mujer Maravilla”: es la historia del intelectual e inventor que creó al personaje basándose en su esposa y en la amante compartida de ambos. El cuento es bastante fi el a la realidad del Mr. Marston, su matrimonio triangular y sus ideas de avanzada respecto de la independencia de la mujer, la fi delidad, el erotismo, la psicología y la ciencia. Y todo, además, concentrado en la invención de un personaje que muchos consideran “infantil”. Curioso docudrama no estrenado en cines. El jueves a las 21 por Max.

Los Muppets toman Manhattan

Créalo: esta película de los Muppets, dirigida por el gran Frank Oz, es una obra maestra. Al mismo tiempo homenaje y parodia del musical “de bambalinas” clásico, narra la historia de esta troupe que monta un exitoso espectáculo en provincias y sueña con estrenar en Broadway. El momento en el que René (aún no Kermit en español) pierde la memoria es absolutamente brillante. Y la resolución, emotiva hasta las lágrimas sin que falten las risas desaforadas. Genialidad donde no falta nadie, mañana a las 17,55 (ígrabe, use on demand!) por TCM.