Por tercer fin de semana consecutivo -y de modo harto previsible- la producción de Disney-Marvel Avengers-Infinity War se llevó el triunfo en la taquilla con casi 300.000 espectadores. El número es enorme y ha transformado a la tercera producción con el nombre "Vengadores" en el título en el mejor de los producidos por la firma de historietas en cuanto a recaudación total. Aunque es probable que el estreno de Deadpool 2 (otra de Marvel, pero producida por Fox) logre destronarla. No es demasiado improbable, pero tampoco seguro.

De todos modos, lo importante es ver el resto de la tabla. Lo que permite deducir, con un décimo puesto que apenas supera las 5.000 entradas vendidas (demasiado poco) es que, finalmente, el modelo "a todo o nada" de los tanques ha terminado por imponer un tipo de público que solo reacciona a los tanques de marca importante o conocida. Es un problema serísimo, que supera incluso el económico, como hemos contado más de una vez en esta sección. Dejemos de lado lo que sucede en el segundo puesto, con la película brasileña Nada que perder, primera parte, que, al ser la biografía del fundador de una iglesia evangélica que funciona en nuestro país, tiene una recaudación producto de la compra entera de funciones por parte de los fieles, lo que no permite hablar de los hábitos de consumo de los espectadores. El resto de la tabla es lo que verdaderamente importa.

Entre las diez sigue más o menos firme la (única) argentina Perdida, cuya recaudación total todavía está por debajo de las 250.000 entradas en total. El primer estreno que figura entre lo más visto es la comedia Sexy por accidente, en cuarto lugar. Quizás las críticas poco entusiastas y el protagónico de una Amy Schumer poco conocida por estas pampas hayan hecho que arrancara tan bajo, aunque lo más probable es que el género de la comedia romántica o absurda ya no congregue en salas (aunque sí en formatos digitales hogareños, donde la Schumer es inmensamente popular). Solo otro estreno se coló en la lista, la aventura realista Rescate en Entebbe, con un resultado poco estimulante aunque con no demasiadas salas.

Mientras, Avengers... se transformó en la película que más rápido cruzó la barrera de los dos millones de entradas vendidas en la Argentina. Lo que puede decirse, entonces, es que hay dos tipos de "juego" en las salas: por un lado, el de la hiper industria desaforada, los tanques que se estrenan en 500 salas o más y el despliegue millonario, que de todos modos no es un negocio seguro. Y el resto, que cada vez encuentra menos público y cada vez se vuelve menos rentable. No así para las salas, cuya tasa de ganancia es mayor en el caso de los snacks y las bebidas que en el caso de las películas. Claro que, para que ese negocio también funcione, es necesario que vaya gente a ver películas... y eso es un enorme problema si hay que esperar tanques de éxito (que no son tantos) para que la máquina funcione.

Ver más productos

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Ver más productos