Era previsible que las recaudaciones mejoraran sustancialmente este fin de semana con el lanzamiento del tanque de Marvel-Disney Pantera Negra. De todos modos, la cifra de casi un cuarto de millón de espectadores es muy notable por ciertas razones. En general las películas protagonizadas por castings afroamericanos no funcionan bien en Argentina. Las excepciones suelen ser filmes con estrellas importantes (Denzel Washington o Will Smith, digamos) y esta cinta no las tiene. Sin embargo, la fuerza de marca y el género superaron esa suerte de "barrera" que aparece en nuestras salas. En este caso, de todas maneras, hay que tener en cuenta la construcción del "universo Marvel" como un todo para comprender por qué incluso aquellas películas con personajes poco o nada conocidos tienen convocatoria importante. Esto auspicia un enorme negocio para Los Vengadores: Infinity War, el tanque masivo de mayo.

Y, como era previsible, Coco superó a Cincuenta sombras liberadas, después de haber quedado detrás del melodrama erótico por muy poco el fin de semana pasado. Con lo acumulado de jueves a domingo (por encima de los 100.000 espectadores, algo notable dada la cantidad de semanas que lleva en cartel), la producción de Pixar se acerca sin problemas a los dos millones y medio de espectadores. No es seguro que pueda llegar a los tres millones, pero tampoco es una barrera del todo imposible dada la actual convocatoria.

En el top ten ingresaron, en total, sólo tres estrenos del jueves, cuando fue un fin de semana con nutridas novedades. En el cuarto puesto de las recaudaciones aparece el drama británico Las horas más oscuras, sobre Winston Churchill (interpretado por Gary Oldman, candidato firme al Oscar por este trabajo). Sin embargo, sumó sólo la tercera parte de Cincuenta sombras..., la película en el tercer puesto. De todos modos, tuvo no sólo menos salas sino también muchas menos proyecciones. En el décimo puesto aparece el thriller de terror La bóveda. Es cierto: fue un lanzamiento chico, pero de todos modos estuvo muy por debajo de la convocatoria que suelen tener los filmes de terror, seguidos por un público bastante fiel.

En total, la cantidad de asistentes a las salas se mantuvo dentro de los parámetros de la semana anterior y, si se mantiene el ritmo, febrero también tendrá cifras cercanas a un récord, aunque todo depende de los tanques que puedan entrar en la cartelera. De eso, desgraciadamente, depende el funcionamiento del negocio del cine en nuestro país. Por ahora, el año ha mostrado títulos con muy buena convocatoria, de allí el optimismo con los números. Pero es, siempre, una especie de lotería.