Los libros infantiles abren mundos mágicos y la posibilidad de poder mirar desde otro lugar, que hacen que no sean solo para los más chiquitos. Siempre los libros son un gran puente para compartir. Pero los adultos también deberían permitirse tenerlos en su biblioteca sin excusas.

"Un día ya lo verán..." cuenta la historia de Margot. Una niña que encuentra una semilla y jura y perjura que es la semilla del árbol más grande del mundo: la secuoya. Su padre, su maestra y hasta sus mismos compañeros de clase, se ríen de ella y sus afirmaciones ridículas, ¿una secuoya? ¡Las secuoyas no crecen aquí! repiten

Nadie le tiene fe, pero ella consulta a su abuela, gran conocedora del tema, que le dice que no se dé por vencida. Que la germine, la plante, la cuide y que quizás tenga razón, aunque nunca llegue a conocerla. Y eso hace, la siembra y la cuida durante toda su vida.

Pelea por su convicción, no se da por vencida más allá de lo que le dice. Cree en ella misma y en su sueño.

Esta historia en apariencia simple, es muy profunda y está acompañada de hermosas ilustraciones que hablan por si solas.

Si autora es Sol de Angelis, es dibujante y tiene 32 años. "Amo dibujar, leer, escribir, bailar, comer y salir a caminar (sobre todo en otoño). A veces creo que camino para pensar y otras que camino para dejar de pensar tanto", dice desde su página.

"Soy fanática de Harry Potter, pésima para hacer deporte y floja con los números. Si pudiese, viviría un mes en cada país del mundo. Si tuviera un super poder, me gustaría hablar con los animales. Si me concedieran un deseo, no pediría 3 más (pero tampoco les voy a decir que pediría por la dudas", se presenta.

Es el segundo libro que publica en la editorial, el otro es "No es una caja mamá!. , donde también invita, tal vez sin quererlo, a la reflexión.

Margot es un personaje en el que seguro los chicos pueden sentirse identificados y los adultos conectarse con ese niño que fueron y que siempre es bueno rescatar.

Para ella las cosas no son fáciles, pero no por eso renuncia la pelea. El cuidado y el amor cumplen un papel muy importante en esta historia.

La literatura a cualquier edad, desde cualquier modo, a atraviesa de alguna manera al lector. Margot lo hace sin dudas.