Tomar Jumanji, un clásico menor de los noventa, y rehacerlo era complicado. Así que solo se utiliza la premisa básica: un grupo de personas ingresa a un juego, en este caso, de video. Son cuatro adolescentes con problemas y en penitencia (sí, hay algo de El club de los cinco, ese otro clásico pero de los ochenta) y el juego los "transforma" en los personajes que eligieron para recorrerlo. Lo que los hace en algún caso todo lo contrario de lo que son en realidad. El tema "vida real" versus "vida virtual" es probablemente el más poderoso de las ficciones de este nuevo siglo, y si bien la película no lo explota más allá de lo necesario, sí hace algo: mostrar a través del humor y la acción que no hay una forma única de ser en el mundo. La película tiene muy buenas escenas, aunque quizás sobran minutos, y Dwayne "The Rock" Johnson, nerd transformado en musculoso, es puro carisma.