El cavernícola es el regreso a la dirección de ese gran inventor de animaciones llamado Nick Park, papá de Wallace y Gromit, entre otras cosas. Hay algo bueno: la plastilina en stop motion, el diseño humorístico de los personajes, la delicadeza en las expresiones que permiten esa comicidad tranquila bien británica combinada con el gran disparate. Hay algunas cosas que no lo son tanto: recurrencia al chiste fácil sobre lo anacrónico, cierto estiramiento un poco artificial de la trama, algo de didacticismo -ya estaba en Pollitos en fuga, del mismo realizador- en la historia. Pero Park sigue deslumbrando el ojo del espectador con generosidad, y por eso la película vale la pena.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos