Hay ciudades enormes transformadas en carros que se desplazan por un mundo post apocalíptico con apariencia steampunk al extremo. Hay una heroína con emociones y hay un villano sin ellas. Hay un despliegue de enorme creatividad para inventarse un mundo. ¿Puede un filme con todos estos elementos resultar insatisfactorio, cuando el cine, jogar de lo más grande que la vida, es el hogar natural de estas bellezas? Sí: cuando la tensión narrativa se disuelve en el diseño y cuando la ansiedad por mostrar choca de frente con la necesidad de contar, la insatisfacción nos gana rápidamente. Máquinas mortales pudo ser mejor de lo que es, donde la desproporción debería ser tema y es solo molestia.

Título original: Mortal Engines, EE.UU., 2018. Duración: 128’. Dirección: Christian Rivers. Intérpretes: Hera Hilmar, Robert Sheehan, Hugo Weaving, Stephen Lang. Apta para mayores de 13 años.