Netflix esconde en su plataforma una película que fue un éxito sin ganar un Óscar y es considerada una de las mejores películas de la historia. Mi vecino Totoro, está basada en hechos reales y guarda un trágico secreto.

Recientemente, la plataforma estrenó Wednesday, un spin-off de Merlina Addams. Además, de El Paciente, la nueva película basada en el cómic homónimo de Timothé Le Boucher y que ya es un éxito en Netflix.

En tanto, Netflix sumó una función que te permite espiar lo que ven otras personas en muy sencillos pasos. Una noticia que puede llegar a tapar el reciente aumento del 60% en los precios de su servicio.

Mi Vecino Totoro

Mi vecino Totoro relata la historia de una familia japonesa tradicional, que se ve obligada a trasladarse de la ciudad al campo, en la década de los años 50.

Las dos hijas, Satsuki y Mei, tropiezan con un espíritu del bosque: Totoro, con el que entablan amistad. Mientras que el padre es un profesor universitario, que aviva la imaginación de sus dos hijas, contándoles fábulas e historias mágicas sobre duendes, fantasmas y espíritus protectores de los hogares, para distraer a las hijas del hecho de que la madre se encuentre enferma en el hospital.

Así es la sinopsis de una de las mejores películas animadas de la historia, considerada por millones de fanáticos a lo largo del mundo. Mi Vecino Totoro se estrenó en tierras japonesas el 16 de abril de 1988, bajo el sello de Studio Ghibli y la dirección de Hayao Miyazaki, dos nombres que escudan respeto a lo largo de todo el mundo. Y, recientemente, llegó a Netflix, junto a muchas otras de las obras de estos dos grandes nombres.

Studio Ghibli es muchas veces considerado el "Disney" oriental. La calidad y cantidad de sus obras no tiene nada que envidiar a la productora del ratón. El viaje de chihiro es la producción más conocida de este estudio de animación. Sin embargo, Mi Vecino Totoro no se queda atras, y esto es gracias a la mano de Hayao Miyazaki, director de ambas obras y el protagonista de esta triste historia.

Netflix: más noticias

La película de Netflix basada en una triste historia real

Hayao Miyazaki es un famoso director de animación japonesa conocido por sus trabajos en Nausicaä del Valle del Viento, El castillo en el cielo, Mi vecino Totoro, La princesa Mononoke y El Viaje de Chihiro, entre tantos otros éxitos. El legado que dejó en la animación japonesa es inmenso.

Sin embargo, escondió un triste secreto en uno de sus mayores éxitos. Se trata de uno de los recuerdos más tristes de su infancia: el padecimiento por la enfermedad de su madre.

Mi Vecino Totoro parece tratar de las pequeñas Satsuki y Mei en sus aventuras con el monstruo mítico Totoro. Pese a esto, en el fondo de esta historia de fantasía infantil, habita otra más adulta. Esta se descubre cuando nos damos cuenta que una de las razones por las que tuvieron que mudarse, al comienzo de la película, es para que la madre de las pequeñas pudiera curar de una enfermedad desconocida en un hospital cercano.

Mi Vecino Totoro: historia real

Miyazaki reveló en la adaptación a novela de la película, de nombre homónimo,  el hospital al que van es uno llamado Shichikokuyama, que existió realmente en Japón y fue un hospital especializado en tratar la tuberculosis, lo que sería una razón de peso para que la familia se mudara a dicha localización.

Además, en la novela, los vecinos afirman que la casa dónde se hospedan las pequeñas protagonistas, la compraron a un hombre cuya mujer tenía tuberculosis.

La dura historia de vida de Miyazaki

Hayao Miyazaki era tan solo un joven de corta edad que terminó recientemente sus estudios de primaria cuando su madre, Dola, enfermó de tuberculosis espinal. Esto la llevó a permanecer en cama de 1947 a 1955, hasta que finalmente murió en julio de 1980, a la edad de 71 años.

Dola pasó los primeros años en el hospital, pero luego pudieron atenderla en casa. Hayao Miyazaki reflejó este proceso doloroso en su vida en la película Mi Vecino Totoro, estrenada tan solo 8 años después del fallecimiento de su madre. Las protagonistas tienen una edad similar a la del director en aquella época y si bien la madre de las pequeñas estuvo mucho tiempo enferma, finalmente volvió a su hogar con sus hijas, un final feliz de Miyazaki, para reconciliarse con una realidad que siempre es más triste.