Después de un fin de semana estropeado para los cines por el fallido Boca-River, el próximo jueves habrá ocho estrenos pero, además, se testeará realmente el poder de las novedades anteriores. La novedad más destacada es la película de Damien Chazelle (La La Land) El primer hombre en la Luna, biografía de Neil Armstrong que retraza la historia de las misiones Géminis y Apolo hasta el momento del descenso lunar. Protagonizada por Ryan Gosling, la película es una de las que más suena para los próximos Oscar en categorías principales y técnicas, y ha tenido excelentes críticas en el circuito internacional.

Otro de los estrenos (más o menos) "grandes" del jueves es la enésima versión de Robin Hood, esta vez con tratamiento de película de superhéroes y una producción gigantesca llena de efectos especiales. Protagonizan Taron Egerton y Jamie Foxxx, y no ha sido demasiado bien tratada por la crítica de los Estados Unidos donde tendrá estreno simultáneo al argentino.

También es estadounidense la comedia Familia al instante, de Sean Anders, sobre una pareja que decide adoptar a tres hermanos de diferentes edades, protagonizada por Rose Byrne y Mark Wahlberg, que ocupa el spot de filme familiar de la semana. Y, como siempre, también hay una película de terror, Demonio de medianoche. A estas novedades americanas se suma el drama de suspenso independiente El asesinato de la familia Borden, sobre el célebre caso de Lizzie Borden y protagonizada por Kristen Stewart y Chloé Sevigny.

Hay un interesante y emotivo drama argentino, Julia y el zorro, que narra el duelo -y la posibilidad de cerrarlo- de una madre y una hija ante la muerte del padre. Altamente elogiado en el circuito de festivales, fue dirigido por Inés María Barrionuevo, cineasta cordobesa de buena carrera en la pantalla nacional.

Además, en el circuito más restringido de arte u ensayo, aparecen dos novedades. Una es la comedia italiana El hombre que compró la luna, filme coproducido con la Argentina (uno de los productores es Daniel Burman) y que opta por el absurdo y la fantasía para narrar una fábula romántica. La otra es, también, una comedia: se trata de Noche de paz, una película polaca sobre un hombre que, tras muchos años de no hacerlo, decide visitar a su familia en Navidad, claro que con una agenda secreta atrás. Es raro ver películas polacas, y esta ha sido muy popular dentro y fuera de su país.