Coco es la mejor película de Pixar en años. Después de la abulia de Cars 3 o la explicitud de Intensa Mente, esta fábula sobre la familia, la necesidad del arte, la memoria, la vida y la muerte ambientada en el Día de los Muertos mexicano es todo lo que uno espera de quienes crearon Toy Story o Ratatouille. Es decir, una película inteligente que, cuando utiliza el estereotipo, apunta a la ironía, y que no olvida cómo se narra un cuento con humor y emoción. La historia es la de una familia que -por razones que se conocen en el prólogo- odia la música, aunque el más chico, Miguel, sólo sueña con tocar y cantar. Lo que deriva en un viaje al otro mundo y a una serie de revelaciones familiares. Pero aunque hay melodrama, todo es una aventura de una gigantesca amabilidad, sin golpes bajos y con emociones precisas. Se llora y se disfruta sin folclorismos ni demagogia. Volvió Pixar.

Ver más productos

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos