No fue un gran fin de semana en los cines, realmente. Y hubo algo muy curioso: a pesar de que se sumaron varias novedades a la cartelera, solo una entró entre las cinco películas más vistas de jueves a domingo, la infantil de animación Parque Mágico, que de todas maneras quedó bastante herida por críticas no del todo entusiastas. En ese panorama, al menos entre los primeros puestos, la película que resultó con mejores números fue el thriller argentino 4x4, que se está beneficiando de un buen boca a boca y -si se tiene en cuenta que tuvo menos funciones que Dumbo, la película que aún mantiene el primer lugar aunque con menso de cien mil espectadores- perdió poco respecto de su primer fin de semana.

Siguen ganando, se dijo, Dumbo en el primer puesto y el filme de terror Cementerio de animales, que combina una muy saludada novela de Stephen King, un buen elenco y que sumó mucho más que el público estricto de este género, que de todas maneras es abundante. Se mantiene muy buen, pues. Y para quienes creen que el género "superhéroes" es inhundible, Shazam! nunca llegó al primer lugar y, en segunda semana, queda en el cuarto puesto. ¿Razones? No precisamente la calidad de la película (es de lo mejor que dio el mainstream en los últimos meses por mucho), sino el poco conocimiento del personaje. Ni más ni menos eso. Cuando se comparan totales, cantidad de pantalla, restricciones de edad, etcétera, se puede comprender que el único filme adulto que está funcionando es 4x4.

Los estrenos estuvieron muy lejos. Entre las mayores decepciones, una anunciada -aunque suene paradójico-: Hellboy. La película que relanza al personaje hecho famoso fuera del cómic por las adaptaciones que realizara Guillermo del Toro tuvo críticas -para ser benévolos- medianas. La marca no está tan instalada, y el lanzamiento iba más o menos en el mismo sentido que las reacciones previas. El resultado: realmente muy pocas entradas vendidas para este tipo de películas, un auténtico fracaso, aunque uno esperaba que al menos, entrara al top five. El octavo lugar es muestra de lo errado del filme.

Y aunque pueda parece decepcionante, no lo es tanto lo ocurrido con Viviendo con el enemigo. No tuvo gran campaña de prensa (sí algunos afiches), tiene solo una actriz conocida (Keyra Knightley) y el tipo de filme -melodrama histórico con rasgos de suspenso- hoy no tiene demasiado público fuera del on demand. Aún así tuvo un buen promedio, pero demuestra que para estas producciones medianas con despliegue visual pero sin fantasía -es decir, estrictamente para adultos- tiene problemas para ubicarse.

Y sí está muy bien el público que, solo en 11 salas -muchas no tradicionales- tiene Van Gogh, de Julian Schnabel. Ese sector de arte y ensayo tiene un público fiel, como además demuestra Bafici, que tuvo mucho público en su último fin de semana, que no se "suma" al total que aparece en esta tabla (porque se registra de un modo diferente). De todos modos, es evidente que "falta" un tanque (la vigencia de Capitana Marvel lo demuestra) y eso se saldará recién el 25 de abril con Avengers-Endgame, el evento del año para la taquilla.