Nadie podrá negarle a Roman Polanski jamás el talento para poner en imágenes la paranoia sin perder el humor, en general sardónico, hasta la crueldad. Lo ha hecho desde los tiempos de Repulsión y no se ha detenido (hasta la luminosa y fallida Piratas tiene algo de eso). Aquí adapta una novela de Delphine de Vigan sobre una (ficticia) Delphine de Vigan (Emmanuelle Segnier) acompañada y luego acosada por una bella admiradora y escritora fantasma (Eva Green). La película tiene lazos con The ghost writer y La venus de las pieles, dos de sus películas más recientes, como reflexión sobre las relaciones entre ficción y realidad, y cómo vivimos en un tiempo donde ambas se intepenetran. Pero el resultado en este caso suena un poco a ya visto, a soluciones mecánicas a pesar del talento y la belleza de sus protagonistas. De todos modos, Polanski es Polanski y no faltan motivos para disfrutar de un filme inteligente.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos