A veces sucede que el objeto de la burla se impone al humor y se genera un desequilibro. Es eso, en parte, lo que sucede con No llores por mí, Inglaterra (es cierto, no está la coma en el original), una comedia cómica donde se utiliza el anacronismo (el fútbol en plenas Invasiones Inglesas, algo que no le hubiera desagradado a Mel Brooks) para narrar un cuento. No está mal la intención, hay gags que funcionan (no demasiados) y también momentos técnicamente logrados. El problema es que se imponen primero la necesidad de decir algo feroz contra alguien (sí, claro que se burla de nuestro presente) en lugar de la amabilidad distante del humor. Y falla el timing, lo que le quita efecto al conjunto y es el peor pecado del filme.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos