Algo curioso sucedió camino a Rotten Tomatoes (RT). El cinéfilo quizás sepa -y el que no lo es, se enterará aquí- que Rotten... es un sitio que concentra las críticas aparecidas en gran cantidad de medios estadounidenses -y de otros países, incluso argentinos- de material audiovisual, y que, de acuerdo con eso, establece un puntaje promedio, un porcentaje de “fresh” (“fresco”) si son más del 60% positivas o “rotten” (“podrido”) por debajo de ese valor. Pues bien: aunque en general el promedio para un lanzamiento se publica unos tres o cuatro días antes, no sucederá lo mismo con Liga de la Justicia, uno de los mayores tanques del año, que es además la apuesta de la dupla DC-Warner para finalmente “enganchar” la competencia en el campo de los superhéroes con el -hasta ahoraimbatible tándem Marvel-Disney. El embargo es hasta el primer minuto del jueves, pero responde además a otros condicionamientos por parte del sitio.

El primero: el dueño de Rotten Tomatoes es Fandango, el mayor operador mundial en venta de entradas online. Pero al mismo tiempo -como informa Variety- hay un estudio que indica que no existe correlación entre los puntajes de RT y las recaudaciones (algo que los crí- ticos sabemos desde hace años pero hoy puede medirse con cierta precisión). De hecho, las dos películas del universo DC de 2015, Batman Vs. Superman y Escuadrón Suicida, tuvieron 27% y 26% respectivamente de valoración positiva e incluso así representaron un buen negocio. La propia Fandango estima que el debut de Liga de la Justicia podría estar en el orden de los u$s110 millones en Estados Unidos, una cifra muy importante aunque decididamente menor al costo del filme.

Pero en realidad el “embargo” de RT hay que correlacionarlo con otra cosa: el lanzamiento el mismo jueves de un contenido audiovisual en Facebook, See it/ Skip it (Véalo/Saltéelo), una emisión donde, a partir de las métricas, se decide si una película vale la pena o no ser vista. Es decir, lo que más le interesa a RT -y a Fandango, y a Facebook- es la difusión del contenido audiovisual producido especialmente para redes sociales. Y eso se asocia con el estreno de un tanque tan esperado como esta versión de los superhéroes más famosos del planeta en versión gigante.

La moraleja de la historia es que la crítica no decide nada y que, cada vez más, las películas son el centro de un evento que abarca muchas aristas. No es el filme el que produce, en general, las mayores ganancias sino que su instalación es la que permite el negocio de la venta online, el merchandising y los contenidos derivados, que es donde hoy está el gran dinero. Es decir, todo sigue hoy el ritmo del comportamiento digital.e