Entre las versiones de Shakespeare para el cine -no es raro que sea uno de los autores más adaptados a la pantalla porque, de algún modo, Shakespeare era un poeta del gran espectáculo- el Otelo de Orson Welles es casi algo aparte. La filmó como pudo durante años entre varios países (de hecho, compitió en Cannes por Marruecos), y para conseguir el dinero, aceptó roles infames en películas imposibles. El resultado es hermoso: no solo Welles recita los textos del Bardo como corresponde, respetando la forma pero integrándole una mirada y entonación "de autor", sino que logra construir otra parábola sobre el poder, el gran tema de su filmografía. Además de esto, todo parece una producción lujosa y grande, aunque mucho se hizo como se pudo, de a pedazos, con atrezzos prestados. Welles, se nota, se divierte a lo Orson para lograr su película contra viento y marea. Y encima lo logra. Está disponible en Qubit. TV y nunca tuvo estreno comercial en la Argentina.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos