Es cierto que ya no se filman westerns, o que se filman muy poco, lo que es una lástima. Es el género que, al decir de Borges, rescató la épica para el siglo XX. Claro que gran parte de las características del cowboy, el héroe del western, se han transferido hoy al superhéroe, pero eso requeriría una larga disquisición sobre qué le pasó al héroe del cine. El cowboy es interesante porque representa al aventurero solitario que ayuda a construir una comunidad, aunque en general no obtiene en ella un lugar porque ha debido quebrar la ley para que -paradójicamentela ley triunfe. El mejor arquetipo está en un filme bellísimo llamado Shane, el desconocido, que curiosamente ha vuelto a aparecer en diferentes contextos.

Shane es un cowboy, un “vaquero”. Es decir, un arriero, el tipo que lleva y trae ganado a través de campos de pastoreo, a veces por meses, para engordarlo. No tiene un domicilio fijo y su carácter nómade y marginal lo hacen codearse con el lado complicado del mundo, con los criminales. En general se gana la vida llevando y trayendo vacas o como pistolero a sueldo. A veces se vuelve criminal. Cualquier semejanza con los gauchos cimarrones de nuestras pampas no es casualidad, y es raro que el western no tenga su correlato en nuestra mitología.

Volviendo con Shane, el tipo es un vaquero y un pistolero a sueldo (interpretado por Alan Ladd en 1953 bajo la dirección de George Stevens) que llega a una comunidad de granjeros amenazados por el matón de los terratenientes de la zona (Jack Palance). Shane intenta quedarse, asentarse, ser un granjero. Incluso se enamora de la mujer de quien le da la oportunidad (Van Heflin). Finalmente, vuelve a la violencia para ayudar a la familia que le ha permitido “civilizarse”, pero ante la mirada triste del niño que se ha hecho su amigo, se aleja finalmente, porque “no se puede volver cuando has matado a alguien”. El mito del tipo que llega, salva la civilización y vuelve a la barbarie se ve en muchos filmes, por ejemplo Más corazón que odio, del mismo año, obra maestra de John Ford, porque no tiene lugar donde reina la ley. El de Shane es un prototipo, casi el esquema esencial del asunto. Ángel Faretta, crítico argentino, dice que es el primer western “autorreferencial”, el primero en el que los personajes saben que están en un western y qué parte del mito les toca interpretar.

Shane tuvo varias remakes aunque ninguna “declarada”. Hay tres filmes que son directamente Shane por otros medios, y que demuestran además que el mito del western nutre gran parte de la cinematografía narrativa.

1) Jinete Pálido. Es Shane directamente, solo que más violenta, el pistolero es encarnado por Clint Eastwood, además director de la película. También hay un cambio sustancial: en lugar del nene que tiene al pistolero como ídolo, hay una adolescente que se enamora de él (la madre de la chica también, lo que crea otro problema adicional). Eastwood muestra con crudeza todo, pero no deja que los malos se salgan con la suya.

2) Soldier. Esta película de 1998 fue escrita por David Webb Peoples, que se llevó el Oscar por Los Imperdonables, y la dirigió el artesano P. S. W. Anderson, el de las Resident Evil. Bueno, Kurt Russell es un soldado del futuro hipercondicionado desde la infancia, declarado obsoleto y tirado en un planeta derruido donde termina protegiendo... bueno, lo de arriba. Pero acá hay chistes gráficos (se ven bolas de alambre rodantes como los arbustos de los westerns) y nuestro “Shane” espacial se queda con la chica. Muy buena versión.

3) Hancock. Will Smith es el peor superhéroe del mundo, Jason Bateman es un publicista que quiere redimirlo y está casado con Charlize Theron (y tiene además un nene que se amiga con Hancock). Hay una vuelta de tuerca mítica entre Theron y Smith, pero es básicamente Shane en el mundo de los superhéroes. Una de las mejores películas del género: en los últimos diez minutos, el humor desaparece y todo es tensión y -casi- tragedia. El mito, pero hoy.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos