La avanzada nórdica entrega un nuevo exponente. Tras los elogios cosechados por excelentes producciones de la factoría del noir escandinavo como Bron/ Broen o Forbydesen, reencarnadas luego en versiones norteamericanas como The Bridge y The Killing, o la más política pero igual de exitosa Borgen, nuevas propuestas llegan desde el norte.

Con una trama policial de espionaje tecnológico, terrorismo y una amplia galería de personajes, la serie sueco-danesa Greyzone logra un thriller de alto calibre para mirar sin pausa. La tira, que tuvo estreno mundial a principio de año, desembarcó esta semana a la pantalla de OnDirecTV.

El hallazgo de un potente misil dispuesto a ser trasladado de contrabando en territorio sueco marca el punto de partida de una investigación sobre la posibilidad de un atentado. La historia se ramifica para centrarse en simultáneo en una ingeniera de drones danesa, Victoria Rahbek, interpretada por la carismática Birgitte Hjort Sørensen, a quien vimos como periodista incisiva en Borgen y como salvaje en Game of Thrones. Esta experta será la pieza central para una carrera contrarreloj en el que corren en simultáneo el engranaje terrorista y las pistas policiales.

Como Bron Broen con su puente transnacional, Greyzone también se para entre estos dos territorios, Suecia y Dinamarca, en una investigación colaborativa. Los fanáticos de la serie de Saga Norén, podrán detectar además acá a una de las actrices de las últimas temporadas, Tova Magnusson, que tiene esta vez el rol de la detective protagonista. Sin embargo, en este caso, los personajes son menos complejos y memorables.

El productor de la serie, Rasmus Thorsen, admitió que Bron/Broen tuvo impacto en Greyzone: "El proyecto nació como una verdadera colaboración entre fuerzas creativas de Suecia y Dinamarca y fue fácil que progresara de manera orgánica. No lo pensamos desde un punto de vista estructural, pero esa serie nos mostró que había audiencia para un programa bilingüe".

Quienes extrañen a Borgen, esa especie de House of Cards escandinava que muestra de manera brillante las manipulaciones políticas, encontrarán en Greyzone, además de a una de sus actrices protagonistas, el ojo de su director, Jesper W Nielsen, que tiene a su cargo acá los cinco primeros episodios.

Serán diez episodios para seguir de cerca y sin respiro esta historia. Aunque con trazos algo más gruesos que sus predecesoras nórdicas y situaciones que por momentos caminan en la peligrosa cornisa del verosímil, la propuesta logra salir aireosa y suma méritos propios gracias al talento de su protagonista, la buena dinámica de la dupla de detectives con personalidades contrapuestas (esencial en todo buen policial) y la intriga que nunca afloja los hilos del relato. Una opción ideal para maratonear sin culpa y conocer un poco más sobre esa lejana cultura escandinava y sus paisajes de cielos grises.