Como sucede siempre los últimos fines de semana del año, la cantidad de estrenos cinematográficos se restringe. Hay solo cuatro películas, dos de ellas nacionales. El estreno más importante es The Disaster Artist, el filme que ganó el último Festival de San Sebastián y que, para muchos, es uno de los más firmes candidatos a los próximos Oscar. Se trata de una comedia basada en un hecho real: el rodaje de The Room, considerada por la crítica como la peor película de la historia. The Disaster... está protagonizada, dirigida y producida por el actor James Franco, quien además reprodujo escenas de aquel "desastre". Es una de las sensaciones, como queda claro, de la temporada de premios, y tuvo paso muy firme por el circuito de festivales. Hay otro filme estadounidense, Se ocultan en la oscuridad, película de terror sobre seres de otras dimensiones que llegan a la nuestra para raptar a un niño.

Entre los dos estrenos nacionales figura también una película de terror, Hotel Infierno, que narra las desventuras de una pareja que llega accidentalmente a una posada donde se ocultan crímenes terribles y un mal sobrenatural. La otra novedad es Quizás hoy, una comedia independiente, opera prima de Sergio Corach que, con un estilo original, narra las extrañas casualidades que cambian la vida de un joven con un trabajo y una vida grises. Tuvo buena repercusión en el Bafici.

Los cines no tendrán durante el fin de semana todas sus funciones. Muchos de ellos solo funcionarán el 24 hasta las 18 y recién retomarán actividades a partir de las 18 del 25 de diciembre. El mismo cronograma se repetirá los próximos 31 de diciembre y primero de enero, y recién se volverá al esquema de estrenos más importnates y funciones completas a partir del jueves cuatro. Nada extraño con las fiestas de por medio.