En estas semanas, las grandes empresas dan a conocer sus reportes trimestrales, y dado que es la recta final del año, permiten tener una idea de cómo han funcionado -y cuál es el estado del negocio del entretenimiento y la comunicación- de cara al futuro. Queda cada vez más claro que los verdaderos protagonistas en cada campo del entretenimiento son muy pocos, y que en música la delantera la lleva Spotify a pesar de la enorme competencia que representa Itunes. El balance de la empresa sueca indica que, en el tercer trimestre de 2018, Spotify alcanzó los 87 millones de usuarios pagos, y proyectan terminar el año con entre 93 y 96 millones de suscriptores. Lo interesante no es tanto la cifra sino que implica un 40% más de usuarios pagos respecto del trimestre anterior. Los usuarios registrados totales son 191 millones, lo que implica un crecimiento del 28%. Si parece haber una diferencia rara entre nuevas suscripciones pagas y el total se debe a que muchos de los usuarios gratuitos se pasaron a pagos, lo que prueba que la estrategia de Ek -quien había anunciado en 2017 que ese era el horizonte- está dando resultados.

Spotify lanzó nuevos planes pagos más económicos para estudiantes y familias; el primero tiene un precio menor y el segundo, mayor cantidad de dispositivos que pueden acceder desde la misma cuenta. Este fue el motor básico del crecimiento en las utilidades de la empresa. Además, invirtió en el gigante chino Tencent, lo que le permitió en esta tercera parte del año obtener por primera vez números negros, aunque dado el tamaño de la inversión realizada en los últimos tiempos se estima que aún permanecerá con pérdidas cuando termine el presente año fiscal.

Para comprender los números de Spotify, Apple Music tiene en estos momentos 43,5 millones de suscriptores en todo el mundo, y supera a los suecos en el territorio estadounidense (pero solo allí). En dinero, en lo que va del año Spotify lleva recaudados más de u$ 1.500 millones, lo que implica un crecimiento interanual del 31%. En reparto territorial, el 36% de los usuarios son europeos, 31% estadounidenses o canadienses, y el 22% reside en América Latina.

El mayor rumor en estos momentos es que Spotify esté decidido a invertir directamente en una de las grandes multinacionales del negocio de la música, Universal Music Group, algo que muchos dan por descontado. Pero en el evento de presentación de estos números, la compañía declinó comentarlo. Es claro: si Spotify tuviera alguna injerencia en una de las empresas con mayor cantidad de licencias y derechos, su peso en la industria sería mucho más amenazador para la competencia. No solo estaría en el negocio de la distribución de contenidos, sino también en el de la producción y el licenciamiento a terceros. Es claro que, en este mundo digital donde aún no hay reglas claras que puedan crear un control sobre empresas que operan de modo transnacional, la concentración va a crecer y favorecerá a quienes ya son grandes y tienen la billetera como para afrontar tales inversiones.

El próximo horizonte de Spotify será el universo del podcast, que aún está en sus primeros días. Para muchos, se trata del futuro de la radio, y la empresa tiene la tecnología como para curar contenidos y distribuirlos de manera eficiente. En las últimas semanas ha anunciado y lanzado herramientas que facilitan la distribución de podcasts en su red, y es más que probable que este sea su próximo vector de crecimiento.