Por sólo dos décimas, Telefe volvió a ser el ganador del rating anual en Argentina, superando a El Trece según las cifras de la consultora Ibope. Fueron 8,2 puntos para el canal de San Cristóbal y 8 para el de Constitución. El tercer puesto quedó para América, con 3,7 puntos, y el cuarto fue para El Nueve, con 2,5. La TV Pública llegó a 1,6 punto. El canal de las telenovelas bíblicas logró su sexto año consecutivo de victoria en los números.

Por supuesto, Telefe festejó y consolida así el primer año de gerenciamiento por parte del conglomerado estadounidense Viacom. Ahora bien, el problema principal que muestran estos números es la caída de la televisión de aire. Veamos los promedios generales de 2016. Telefe ganó con 8,9 puntos; El Trece quedó segundo con 8,5; América había obtenido un promedio de 4,5; El Nueve, 2,9, y la TV Pública, 1,6. Es decir, el único canal que mantuvo su audiencia fue el que tiene menos puntaje, la TV Pública. Todos los demás decrecieron absolutamente en una proporción, que es mucho más significativa que esas "décimas". No se ve, por ejemplo, un movimiento de un canal a otro, lo que implicaría una constante en la cantidad de personas que ven televisión de aire, sino que todos bajaron su audiencia de un modo parecido. El caso de la TV Pública es raro porque llega a lugares de Argentina donde es la única alternativa audiovisual. Pero en las áreas urbanas existe además Internet, sin contar el crecimiento de los sistemas on demand y la fuerza del cable.

Por otro lado, lo más visto del año fue el Boca-River del 14 de mayo (32,8 puntos), seguido por Argentina-Ecuador por las Eliminatorias (29,6 puntos). Todos los picos de rating equivalen a eventos que debían seguirse en vivo para "entrar" en la conversación, y los únicos que no corresponden al fútbol fueron la apertura de ShowMatch, los Martín Fierro y la apertura de Susana Giménez. Pero hay más datos interesantes respecto de lo que fueron los programas más vistos: ShowMatch (El Trece) con 17.8 puntos; la novela brasileña Moisés y los Diez Mandamientos (Telefe) con 15,2 puntos; la ficción argentina Las Estrellas (El Trece) con 15 puntos; Susana Giménez (Telefe) con 13,6 puntos, y Periodismo para todos (El Trece) 13,4 puntos. Ninguna de estas emisiones pudo superar los 20 puntos de promedio.

Es decir, los 40 puntos de rating que podían lograrse con algunas emisiones (Tinelli, hace algunos años, podía lograrlo) hoy son cosa del pasado. Y la televisión de aire tiene como principales espectadores aquellos que no quieren perderse el "vivo". Para todo lo demás, especialmente para las ficciones, existen Internet y el on demand. Lo que implica que el cambio del ecosistema audiovisual que suele ser un motivo de discusión en Estados Unidos no es un fenómeno aislado sino global. Aún no se sabe cuánto bajó el encendido durante el año que acaba de terminar, pero si la tendencia es la misma que en los últimos años y de acuerdo con la baja en el rating, debería rondar un 4 o 5 por ciento.

Esto afecta, necesariamente, al negocio más importante detrás de la TV: la publicidad. Los sistemas on demand e Internet permiten al usuario "salvarse" de las publicidades, que arruinan muchas veces las emisiones. Y la baja en el encendido también baja el precio de los segundos publicitarios. En los próximos años, habrá que encontrar un nuevo tipo de estructura. De lo contrario, el aire seguirá perdiendo ante los nuevos modos tecnológicos.