Tres madres de clase trabajadora atraviesan distintas dificultades en su vida suburbana en Detroit. Beth Boland (Christina Hendricks) lidia con un matrimonio de 20 años y cuatro hijos; pero todo estalla cuando descubre que su marido no sólo la engaña con su secretaria sino que además, su casa está hipotecada y las malas decisiones -nunca discutidas con ella- del hombre en cuestión, están por hacerles perder todo.

Ruby Hill (Retta) tiene suerte en el amor, su marido es tierno y buen compañero. Pero ambos tienen trabajos mal pagos y una pequeña hija muy enferma, al borde del trasplante.

Annie Marks (Mae Whitman) está divorciada, y su estilo de vida algo desordenado y laboralmente inestable hace que pueda perder la custodia de su hijo, tal como le informa su ex, hoy en pareja con una bella y adinerada joven.

Estas tres amigas tienen conflictos distintos con una misma solución: obtener dinero, mucho, por sí mismas. Así es que entre charlas catárticas, primero como idea loca y luego como plan a seguir, deciden asaltar el supermercado en el que trabaja Annie, que les cuenta que en la bóveda “puede haber unos 30 mil dólares”, buena suma como para ayudarlas pero no tan grande como para sentirse delincuentes.

Temerosas y con armas de juguete, las tres mamis cometen el atraco que sale mejor lo que esperaban, ya que la suma obtenida es enorme. A tono con la impronta humorística de la serie, la más irresponsable de ellas correrá a comprarse un Porsche para que su hijo no tenga vergüenza cuando lo va a buscar a la escuela. Ruby se da cuenta de que, al tener dinero, puede acceder a la salud y atención que su hija merece. Beth toma el poder de su hogar: soluciona los problemas económicos y echa a su esposo de la casa advirtiéndole que ahora las cosas se harán a su manera.

Pero... el bienestar que les otorga el disponer de efectivo durará muy poco porque esos miles de dólares son mal habidos, y pronto tendrán que responder por él ante criminales verdaderos que quieren el botín de regreso.

Una mentira tapará a la otra, y sus vidas se verán aún más complicadas que al principio.

De sentirse poderosas, deberán hacer malabares para proteger a sus hijos de las nuevas malas compañías que ellas tienen y ocultarle a sus parejas el origen de este bienestar económico, todo mientas reúnen el monto que robaron para devolverlo.

Una suerte de “Breaking Bad” en clave de comedia que, sin embargo, no deja de plantear serios temas de actualidad como el feminismo, el rol de las mujeres postergadas por la desigualdad económica, el abuso de poder masculino, la crianza de los hijos en un mundo donde reina el bullying y la violencia del sistema público de salud que maltrata al que no tiene recursos para pagar medicina privada.

Una serie que no cambiará la historia de la televisión pero resulta agradable y llevadera, con tres muy buenas actrices que generan empatía al instante. Ya está disponible en Neflix toda la primera temporada.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos