Fue un fin de semana de récords en más de un sentido. También fue un fin de semana bastante previsible por las posibilidades que implicaban para la taquilla el estreno de Toy Story 4, una de las franquicias cinematográficas más exitosas de las últimas tres décadas. En primer lugar, fue fin de semana récord histórico -lo explica el sitio especializado Cinesargentinos.com-: 1.862.706 entradas vendidas según la consultora ultracine, números de la mañana del lunes (es posible que sean apenas un poco más si hubo lentitd en carga de datos de algunas salas). El récord anterior ocurrió en el fin de semana del 9 de julio de 2015, cuando se estrenó Minions y se llegó a 1.732.341 tickets en todo el país. Toy Story 4 es el filme que más rápido llegó al millón de entradas vendidas: con el prestreno nocturno del miércoles, alcanzó esa marca -y la superó ampliamente- en las primeras horas del sábado de estreno, algo que nunca antes había ocurrido en nuestro medio (ni siquiera con el récord anterior de 2019, Avengers-Endgame, que había superado a otra "millonaria de estreno", Rápidos y furiosos 8). Así, Toy Story 4 puede ser la película más taquillera del año, superando a la saga de superhéroes (que a esta altura, y con la posibilidad de un relanzamiento para vacaciones de invierno, está cerca de los 3,9 millones de entradas). Curiosidad: los seis estrenos que pasaron el millón de espectadores son de Disney (hay que agregar Aladdin, Ralph rompe Internet, Dumbo y Capitana Marvel).

Toy Story 4 es el filme que menos tardó en cruzar la barrera del millón de entradas: dos días y medio

En ese contexto, no fue tan malo para el resto. Siguen las decepciones (Dark Phoenix, que Godzilla se fue del top ten, que Hombres de Negro no llegase aún a los 200.000 espectadores) pero, antes de sacar conclusiones apresuradas respecto de la crisis económica local, es necesario avisar que el mismo comportamiento tuvieron estas películas fuera de la Argentina, especialmente en su país de origen, los Estados Unidos. Algunas "marcas" presentan un cansancio notable, otras, no. Lo de Toy Story mejor que Avengers, por ejemplo, tiene también explicación: posee una audiencia potencialmente más amplia (chicos más chicos, por ejemplo) y dura la mitad, lo que implica que tiene más funciones. Esas dos variables cambian sustancialmente la recepción de las películas.

En todo caso, es altamente preocupante el estado del cine argentino en la taquilla. Las dos películas con más público hasta hoy (4x4 y El Cuento de las comadrejas), ambas con importante atractivo por tema, género, elenco y dirección, quedaron por debajo del medio millón de espectadores. Muchísimo menos de lo que se esperaba para ambos títulos. Se acercan algunos filmes más familiares de alto perfil que podrían verse favorecidos, además, por el "efecto arrastre" que genera que no haya entradas para otros espectáculos. Hay que preguntarse entonces por qué la falta de convocatoria gigantesca que padecen las películas nacionales. El precio de las entradas no debería ser la cuestión, dado que dos películas "grandes" como Avengers y Toy Story agotaron todo en tres días, la primera sin promociones bancarias. Hay que revisar qué pasa con la industria, porque las crisis pasan pero las debacles pueden ser definitivas.

Ver más productos

San Alberto Magno, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Alberto Magno

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos