l Festival de Mar del Plata comenzó de manera accidentada: tormenta de lluvia y frío que impidieron el paseo por la alfombra roja, ausencias -justificadas- de Kenneth Lonergan y Lucrecia Martel, y algunos desajustes. Lo compensó con salas absolutamente llenas en sus primeros tres días de exhibiciones para el público, y con una elección impecable de la película de apertura, Mrs. Hyde, de Serge Bozon -que presentó el filme-, sobre una profesora desbordada por sus alumnos (Isabelle Huppert) que encuentra, de modo fantástico, una manera de llegar a ellos. El filme tiene fantasía, realismo duro y humor, y es tanto una sátira del film social francés como del cine de superhéroes, lo que no deja de ser adecuado para la “brecha” que sufre la exhibición hoy.

El mal clima en Mar del Plata y el fin de semana largo fueron claves pra ayudar a llenar las salas del  #MDQFest

Las películas siguen adelante -se dijo, a sala llena- y ya pasaron las presentaciones de Claude Lelouch, que revisó varios aspectos de su fi lmografía -hay una retrospectiva de su obra- y de Sylvie Pialat, productora y viuda de Maurice Pialat, un cineasta central que tiene también su retrospectiva, parte de la que se desarrollará en la Sala Lugones como informamos el pasado viernes. Los autores, hasta ahora, no decepcionaron (Wang Bing, Godard, de quien se vio una joyita perdida, Grandeur et décadence d’un petit commerce du cinéma) y la selección de la competencia, sin ser brillante, cuenta con películas interesantes y profesionales (el pico, hasta ahora, es la coreana Columbus, de Kogonada, un fi lme que tiene la arquitectura y el espacio como metáfora de relaciones humanas con una creatividad notable). Es cierto que ayudó mucho a la afl uencia masiva el mal clima en Mar del Plata y el fi n de semana largo, pero el Festival parece encontrar su ritmo y, también, seguir fi el a su propuesta de siemp