• Un viaje de regreso a la ruina familiar

Regreso a Birchwood, de John Banville

Cuando John Banville publicó en 1973 Regreso a Birchwood no se imaginaba que llegaría a ser el escritor irlandés más importante de su generación y en uno de los mejores escritores contemporáneos con muchos premios en su haber. Esta novela ahora llega en castellano a las librerías. Las obras que publica del género de novela negra las firma con el seudónimo de Benjamin Black. El autor es conocido por el estilo preciso de su prosa, su ingenio y su humor negro.

En esta novela indaga sobre la memoria, la familia y el fin de la inocencia. Varias veces el autor dijo que huyó de su familia como lo hace el protagonista, es decir que hay parte de su historia en ella. La novela es al mismo tiempo dura y graciosa, donde el entorno rural, la naturaleza es un personaje más. La novela narra cuando Gabriel Godkin regresa a Birchwood después de muchos años, la gran casa familiar no es más que una propiedad ruinosa habitada por las piezas del antiguo esplendor y sus propios recuerdos. Allí recuerda sus primeras experiencias de amor y pérdida, la sucesión de desastres inevitables y su decisión de huir con un circo ambulante en busca de su hermana gemela, desaparecida tiempo atrás. Durante el extraño viaje que marcará su vida, el joven descubrirá que también Irlanda está devastada.

Banville no deja de sorprender al lector en una novela que es trágica en algunos momentos y cómica en otros. Este libro no había sido traducido al castellano y es la oportunidad de leer los inicios de este gran autor para quienes ya lo leyeron y para comenzar a acercarse a su literatura para quienes aún no lo hicieron. Este libro en su momento no fue best seller, como luego llegaron a serlo sus novelas, pero claro que eso no tiene que ver con su calidad.

Tardó en llegar en castellano pero ya está en todas las librerías listo para sumergirse en él.

  • Una historia personal cruzada por enigmas

El secreto del faro, de Jean Pendziwol

A Elizabeth le esta fallando la vista. Ya no puede leer los libros que le encantan, ni ver esas pinturas que la conmueven, pero su mente se mantiene clara y la música llena el vacío que le ha dejado la ceguera. Cuando descubren los diarios de su padre bajo circunstancias sospechosas, ella consigue la ayuda de Morgan, una adolescente involucrada en la delincuencia, que esta terminando su servicio comunitario en el hogar para ancianos donde vive Elizabeth, y leen juntas aquellos libros enmohecidos. Las dos mujeres inician una relación a medida que se sienten atraídas a las palabras que el farero de la isla Porphyry escribió hace mas de setenta años. En medio de este proceso, descubren que ambas están conectadas con aquella isla remota, sus vidas son sacudidas por la enigmática hermana gemela de Elizabeth, Emily, y por el hermoso pero despiadado ambiente que rodea al Lago Superior. Sin embargo, para Elizabeth, las paginas descoloridas de los diarios de su padre contienen más secretos de los que ella imaginaba, y amenazan a propia identidad personal.

  • Un policial con todos los elementos

La estrella del diablo, de Jo Nesbo

La quinta novela de la serie de thriller noruego protagonizada por el detective Harry Hole, es una fábula de pasiones demoníacas. Una ola de calor azota Oslo. La sangre que escapa del cadáver de una mujer que ha sido asesinada en su departamento llama la atención de las autoridades. Al examinar el cuerpo, que tiene un dedo amputado, se encuentra un pequeño diamante rojo en forma de estrella de cinco puntas. A los cinco días, un afamado director de musicales denuncia la desaparición de su esposa, uno de cuyos dedos -rodeado por un anillo que tiene una estrella- llegará por correo a las autoridades. Cinco días más y una mujer aparece muerta en circunstancias similares. Quizá esté saliendo a la luz la fi rma de un asesino demente cuyos pasos hay que detener. Hole tiene que investigar el caso en compañía del turbio agente Tom Waaler, su declarado enemigo íntimo, de manera que en primera instancia hace todo lo posible para evitar el cumplimiento del deber. De nuevo alcoholizado, y señalado de puertas adentro como una lacra para el cuerpo de policía, Hole tiene los días contados en el departamento. A no ser que pacte con el diablo.