Los cines argentinos vivieron un fin de semana mediocre, aunque hay algunas noticias que permiten disimular la crisis de espectadores. La más interesante consiste en que Animal, el filme de Armando Bo protagonizado por Guillermo Francella y Carla Peterson sumó más de 110.000 espectadores, quedó en segundo lugar detrás del tanque Deadpool 2 (ganador en su segundo fin de semana de exhibición) y logró con esos números que el conjunto de estrenos argentinos en lo que va del año superase el millón de tickets vendidos. Claro que pasaron cinco meses, aunque solo se pueden contabilizar dos películas "gran público" de la pantalla local (además de la mencionada, Perdida). Los estrenos más importantes (habrá filmes de Pablo Trapero, un protagónico de Ricardo Darín y más Francella según Gastón Duprat) aparecerán en agosto, pasada la "temporada alta" de tanques. De todas maneras, es auspicioso.

Lo que no parece demasiado auspicioso es lo que sucedió con el "tanque" (uno verdadero y familiar) estrenado el jueves, Han Solo: una historia de Star Wars. La precuela de la saga, que narra la juventud del personaje que hiciera célebre Harrison Ford, quedó en cuarto lugar desplazada por Avengers: Infinity War que está perdiendo espectadores (pero que, de todos modos, quizás termine su carrera en los tres millones de entradas vendidas). Se ven varios factores. En primer lugar, el filme tuvo mala salida en todo el mundo. En los EE.UU. se estimaba un acumulado de entre u$ 130 y u$ 150 millones, pero apenas estuvo en u$ 103 y los números internacionales, aunque buenos, también estuvieron por debajo de lo estimado. ¿Las críticas? No sería el caso: aunque no fueron demasiado entusiastas, resultaron buenas. El problema consiste en que todavía hay en cartel dos tanques gigantes que siguen cortando entradas a buen ritmo, y el público no va tres veces en cinco semanas a ver estos espectáculos. Es una costumbre que se ha perdido. Como siempre señalamos, el negocio de apostar a un título gigante para mover al público a las pantallas no está funcionando del todo bien y llega cada vez más rápido a un punto de saturación. Si no hay otro tipo de filmes con otros públicos a los que se debería cuidar, los cines vivirán constantemente este sube y baja hasta que el sistema se quiebre. Por otro lado, Star Wars parece ser una marca que funciona mejor en su país de origen que fuera de él. En el nuestro, las tres películas de la franquicia estrenadas desde 2015 (los episodios VII y VIII y Rogue One) estuvieron muy por debajo de lo que recauda un blockbuster de estas características. Lo de Han Solo solo es sorprendente por lo bajo que quedó en la tabla.

Por último, hubo varios estrenos en la lista (la hermosa Isla de perros, de Wes Anderson, o la animación alemana Luis y sus amigos del espacio), pero la diferencia entre primer y décimo puesto es alarmante: si alcanza con 2.500 para ingresar al top ten el mercado está desequilibrado y solo rinde una parte de los productos. De allí que fuera un fin de semana mediocre: mucho tanque y solo 617.000 espectadores.

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos