Christopher Robin es el nuevo capítulo en la “revisión con actores” que Disney hace de sus clásicos animados. En parte esa estrategia es una pena, pero no es este el lugar para analizarlo. La película en sí es de esas fábulas que solo cabe describir como “lindas”, con lo poco preciso del término. Es lindo el escenario, son lindos los personajes, es lindo el (ay) “mensaje”. Pero más allá de que Ewan McGregor es capaz de transformar el peor bodrio en algo aceptable, y de que los efectos especiales ya son una segunda naturaleza del cine, la película permite sentir un rato de simpatía mientras se la mira. Pero su idea de combinar un pequeño retrato social con una miniatura infantil termina disolviéndose tras dejar la sala.

 

Título original: Ídem, EE.UU., 2018. Duración: 104’. Dirección: Marc Forster. Intérpretes: Ewan McGregor, Hayley Atwell, Jim Cummings, Mike Capaldi. Calificación: Apta para todo público.