Perdida se basa sobre la novela de Florencia Etchéves Cornelia. Raro el cambio de título (especialmente cuando ya hay un filme sobre mujer que desaparece misteriosamente llamado, aquí, Perdida) y toca el tema de la trata de personas a través del relato de una policía joven (Lopilato) obsesionada desde la adolescencia con la desaparición de una amiga. La película funciona bien cuando es un policial que se concentra en sus criaturas y su mundo, y mucho menos cuando trata de aleccionar sobre un problema real en el universo real. Es esa voluntad de abarcar demasiado la que diluye su efecto dramático. Lopilato sale airosa del asunto, sin pasarse de rosca en los momentos en los que debe demostrar intensidad y con cierta mirada triste que dice todo sobre su personaje. Algunas resoluciones mecánicas y previsibles atentan un poco contra el clima ominoso que se mantiene en gran parte del metraje.

  • Título original: Perdida, Argentina, 2018
  • Duración: 110’
  • Dirección: Alejandro Montiel
  • Intérpretes: Luisana Lopilato, Rafael Spregelburd, Nicolás Furtado, Amaia Salamanca
  • Calificación: Apta para mayores de 18 años