Hubo un tiempo no tan lejano en que los poetas podían cambiar el mundo. O eso parecía. Hoy en día es difícil de concebir semejante influencia, es decir una influencia real de la poesía sobre el comportamiento de muchísima gente en diferentes partes del mundo. Pero ocurrió. Y luego de muchos años de "olvido", el movimiento que logró convertir sus ideas en acción, la "Generación Beat" surgida en Estados Unidos a mediados del siglo XX, vive un momento de revalorización.

Editada por Juan Arabia y Mariano Rolando Andrade para el sello Buenos Aires Poetry, la antología bilingüe "Poesía Beat" marca ese camino con un excelente trabajo que incluye cuarenta autores presentados en más de 300 páginas. El libro abarca desde los clásicos y fundacionales (Jack Kerouac, Allen Ginsberg, William Burroughs) hasta poetas menos conocidos (William Everson, David Meltzer, Harold Norse, Jack Micheline), así como un importante número de mujeres (Diana di Prima, Brenda Frazer, Elise Cowen, entre otras).

La prioridad de la antología, elogiada por la crítica, ha sido inclusiva, lo que permite armar un amplio mapa geográfico y generacional del movimiento, todo bajo el excelente trabajo de diseño de Camila Evia. Además de los editores, han trabajado en este libro otros poetas y traductores de América Latina, una pluralidad característica del espíritu beat. Dividido en cinco secciones y con una presentación para cada autor, "Poesia Beat" no se resume a una recopilación de poemas.

La llamada "Generación Beat" surgió a mediados de la década de 1940 en Estados Unidos, más precisamente en Nueva York, a partir del encuentro de un grupo de hombres y mujeres de orígenes y recorridos muy variados. Algunos querían ser poetas y escritores (Kerouac, Ginsberg, J.C. Holmes), otros ya lo eran (Burroughs) pero su obra no encajaba en los cánones de la época, y algunos no escribían (Neal Cassady) pero compartían la misma filosofía de vida: rebelarse al conformismo y conservadurismo que predominaba en su país en ese momento.

Muchas de sus temáticas fueron de vanguardia o canalizaron cuestiones que hasta allí permanecían en minorías sin difusión masiva: estudio del pensamiento oriental, práctica de la meditación, liberación espiritual, liberación sexual, liberación gay, antifascismo, enfoque no violento y pacífico de la política, multiculturalismo, absorción de la cultura negra, buen humor, franqueza espontánea, sinceridad no premeditada en la vida y el arte, interés en las sustancias psicodélicas como herramientas educativas, erotismo.

Si bien durante años pareció haberse tratado solo de una cosa de hombres, desde hace dos décadas comenzó una recuperación del papel de las mujeres, muy bien reflejada en esta antología, como se ha dicho.

En la década de 1970 su llama se fue volviendo cada vez menos potente, víctima quizás de un comprensible agotamiento, hasta pasar luego más bien inadvertida para la mayoría de los lectores en el vertigo de la modernidad.

Esa travesía en el desierto parece haber llegado a su fin y Argentina es uno de los escenarios en el que aquella impensada gesta literaria vuelve a ser estudiada y celebrada. La importancia del trabajo emprendido por Arabia y Rolando Andrade en "Poesía Beat" ya ha traspasado fronteras: el libro acaba de ser publicado en Chile en condición con RIL editores y a principios de 2018 será lanzado en España.