Titanes del Pacífico, la primera de 2014, era una gran película, bella y poética además de divertida y ruidosa, que mostraba lo buen cineasta que es Guillermo del Toro. Pero no fue un acierto comercial y por eso es un poco sorprendente que haya una secuela, ópera prima de Steven S. DeKnight y con Del Toro como productor. El resultado es menos interesante que en la primera ocasión, pero de todos modos resulta una película de acción y aventuras donde todo se entiende bien, donde los personajes son simpáticos (y nosotros, empáticos: nos importa todo lo que les pasa) y se divierte llevando al extremo el asunto robots gigantes-monstruos imposibles. Es decir: estamos en el espíritu de la clase B pero con presupuestos de clase A, el estándar del cine industrial. Los actores (John Boyega, Rinko Kikuchi, Scott Eastwood y todos los demás) entienden el juego y lo juegan con buen gusto.

  • Título original: Pacific Rim: Uprising,
  • EE.UU., 2018
  • Duración: 111’
  • Dirección: Steven S. DeKnight
  • Intérpretes: John Boyega, Rinko Kikuchi, Scott Eastwood, Charlie Day
  • Calificación: Apta para mayores de 13 años