Volvió John Wick y volvió la violencia y la acción transformadas en un arte plástico. Es cierto que esta saga está derivando en algo así como una especie de "performance" que podría exceder el propio cine. Pero incluso si la premisa de esta sociedad subterránea de mega asesinos y del pobre John, que es un pan de Dios perseguido y que es capaz de hacer tortilla a cualquier persona con lo que tenga a mano, es un poco absurda, los actores hacen algo genial: se lo creen. Se toman en serio sus personajes, sus emociones y, con eso, logran imprimirle a la película una humanidad y una proximidad con el espectador poco frecuentes en el cine reciente. Y, repitamos, tiene secuencias de acción de una plasticidad perfecta.

Título original: John Wick-Chapter 3: Parabellum, EE.UU., 2019. Duración: 130’. Dirección: Chad Stahelski. Intérpretes: Keanu Reeves, Halle Berry, Ian McShane, Laurence Fishburne, Anjélica Huston. Calificación: Apta para mayores de 16 años.