Dos seleccionados de peso como los de España y Argentina no podían dejar de tener un escenario mayúsculo para enfrentarse entre sí, aunque más no sea de manera amistosa como lo será en la tarde de hoy en Madrid.

Con Lionel Messi como figura superlativa de la cita que les servirá a ambos de afinación para las listas definitivas hacia el Mundial Rusia 2018, el joven Estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid le pondrá marco moderno a un duelo de máxima jerarquía.

No cuesta mucho imaginar cuáles fueron las razones por las que la nueva casa del Aleti fue la elegida: tecnología de vanguardia, confort absoluto para los 68.000 espectadores sentados que lo colmarán, y la palanca económica del grupo chino Wanda Group, responsable de la inversión del estadio que trepó a los 360 millones de dólares.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA), en la que ingresarán unos 2,5 millones de dólares por este partido, y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), no habrán de ser las únicas partes beneficiadas por la que será una jugosa recaudación, reforzada en grande con los derechos televisivos.

Una idea vaga de lo que le entra al Aleti en un partido de Liga se nutre de localidades que van desde los 40 hasta los 250 euros -tal lo que sale una butaca en un palco VIP-, cifras que llevan al club colchonero a haber sacado cuentas de que en apenas cinco años verá amortizado el desembolso de lo gastado en una infraestructura con la que casi triplicó la cantidad de metros cuadrados que poseía su antigua casa, el Estadio Vicente Calderón.

De modo indirecto, con cada evento celebrado en el que históricamente fue el estadio de atletismo de La Peineta, también el Ayuntamiento de Madrid se hace de ingresos, si se piensa que por espacio de los próximos tres años debe recibir del Atlético 10 millones de euros anuales por el acuerdo de la cesión de la tierra, más un total en esos 36 meses de 29 millones de euros en concepto de entradas y 6 millones de euros en concepto de tickets provenientes de los 4.000 vehículos que pueden ser estacionados (1.000 dentro del predio del estadio y unos 3.000 en sus alrededores).

Wang Jianlin, uno de los veinte más grandes multimillonarios del mundo (su patrimonio roza los u$s35.000 millones) y presidente del conglomerado asiático Wanda, verá con Argentina y España el mejor de los platos presentados desde setiembre pasado, mes de la inauguración del estadio considerado el primero del mundo en poseer íntegramente tecnología Led.

Pensado como estadio de fútbol a partir de la negativa del Comité Olímpico Internacional a la capital española para ser sede olímpica en 2020, el Wanda Metropolitano goza del 96 por ciento de sus ubicaciones a resguardo de las lluvias, 250 antenas para garantizar WiFi en todos sus sectores, la generación de agua caliente por exclusiva acción de paneles solares, un techo transparente que llega a los 57 metros por encima del campo de juego, y su césped es mantenido por luminoterapia y calefacción durante el invierno.