Davide Astori era un símbolo de progreso en el fútbol italiano. Había comenzado su trayectoria en el humilde Pizzighettone, de la tercera división italiana. Rápidamente emigró al Cremonese de la misma categoría desde donde empezó su curva ascendente hasta llegar al Cagliari de la Serie A y tras seis temporadas saltar a la Roma en 2014. Luego obtuvo una cesión a préstamo a Fiorentina en la siguiente temporada, se transformó en capitán y el club decidió comprarlo a cambio de 3 millones y medio de euros. También, entre 2011 y 2017, jugó 14 partidos con la camiseta del Seleccionado italiana (le marcó un gol a Uruguay durante la Copa Confederaciones de Brasil 2013).

Ayer, el defensor de 31 años murió, a raíz de un paro cardiorespiratorio, mientras dormía en la habitación del hotel donde se concentraba con la Fiorentina.

"El jugador ha muerto de un paro cardíaco debido a causas naturales, a pesar de que es extraño que suceda algo de este tipo en un profesional supervisado", afirmó el fiscal general de Udine Antonio De Nicolo.

En ese ciudad Fiorentina debía presentarse en la tarde de ayer por el Calcio italiano.

Pasadas las nueve de la mañana los integrantes del cuerpo técnico se sorprendieron al ver que el capitán no bajaba a desayunar con sus compañeros. El masajista subió a su habitación para ir a buscarlo y lo encontró muerto. El médico de la institución ni siquiera pudo llevar a cabo las maniobras de reanimación.

Los directivos de la entidad debieron hacerse cargo de dar la lamentable noticia a los familiares de Astori. Unos llamaron por teléfono a Bérgamo, su provincia natal, para comunicárselo a los padres. Los que se quedaron en Florencia concurrieron a la casa del deportista para darle precisiones a su esposa Francesa Fioretti, madre de la pequeña hija de ambos Vittoria de 2 años.

El cuerpo del jugador fue trasladado a la morgue de Udine de Santa Maria della Misericordia donde se realizaba anoche la autopsia para tener alguna conclusión preliminar.

El diario italiano La Gazzetta dello Sport detalló que la última persona que lo vio con vida fue el arquero titular del equipo, Marco Sportiello, cerca de las once y media de la noche. Esa situación obligó a que el futbolista sea interrogado por el cuerpo de carabineros, ya que se abrió una investigación sobre el tema.

Astori falleció en el hotel La di Moret en Udine, en el norte de Italia, donde su equipo debía jugar ante el Udinese, partido que al igual que otros seis fueron suspendidos a causa de la noticia.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos