Dos años y medio después de los primeros arrestos de poderosos y millonarios jerarcas del fútbol mundial por casos de corrupción, el 27 de mayo de 2015 en un hotel cinco estrellas de Zurich, a pedido del gobierno estadounidense, una corte federal de Brooklyn es el centro de le escena.

Un total de 42 ex jerarcas del fútbol, empresarios y un banquero, así como tres empresas, son protagonistas de la acusación de 236 páginas que detallan cómo se cometieron 92 crímenes en 15 esquemas de corrupción separados, embolsando en el camino más de 200 millones de dólares en sobornos.

De los 42 acusados, 24 que han sido arrestados o extraditados a Estados Unidos se han declarado culpables y dos ya fueron sentenciados. Otros 15 que están en el extranjero han sido o son juzgados en sus países o combaten la extradición.

Se prevé que el juicio dure unas cinco o seis semanas más e implicará el repaso de unas 350.000 páginas de pruebas, así como la declaración de decenas de testigos, entre ellos, el empresario argentino Alejandro Burzaco, ayer llamado al estrado en el cual discurrió en una defensa apuntada hacia la figura de arrepentido, acusando a numerosos pares de acuerdos como el fallecido ex titular de AFA Julio Humberto Grondona.

Ayer, Burzaco declaró que pagó coimas por 4 millones de dólares a Jorge Delhon, un abogado que trabajó en la jefatura de Gabinete del Gobierno nacional en 2012 y que se suicidó en la noche del martes (ver aparte), y a Pablo Paladino, ex Coordinador de Fútbol Para Todos (FPT).

“Paladino tuvo un rol muy importante en toda la causa FPT y es el único que goza de un sobreseimiento dictado por la sala primera de la Cámara Federal a cargo del doctor (Eduardo) Freiler y el doctor (Leopoldo) Bruglia”, puntualizó ayer la diputada nacional electa por Cambiemos, Graciela Ocaña, la primera persona en denunciar los manejos irregulares del programa FPT.

“Tanto Paladino como este abogado (por Delhon) eran hombres de confianza de Aníbal Fernández y Gabriel Mariotto”, aseguró Ocaña, recordando sus nexos con la financiera Alhec Group, también investigada.

Burzaco también acusó al fallecido Julio Grondona, de controlar los sobornos pagados por Torneos & Traffic Sports Marketing LTD (T&T).