No por un momento, como suele decirse vulgarmente, sino por varios. Numerosas situaciones le fueron dando lugar a una atmósfera de rareza que amagó seriamente con ver al Real Madrid de rodillas, claudicando ante el modesto Al Jazira.

Luego de los títulos obtenidos en 2014 y 2016, el Merengue se presentaba en Abu Dhabi para iniciar su camino de búsqueda hacia el que pretende sea su tercer título en el Mundial de Clubes. Pero la película casi dice otra cosa, en un partido signado por infinidad de chances de gol mal resueltas o conjuradas por un arquero, el del equipo local, protagonista de una actuación recordatoria.

Sin embargo, el conjunto español, que comenzó perdiendo para incredulidad de propios y extraños, logró por la jerarquía de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale dar vuelta un resultado adverso en un duelo caprichoso, manchado incluso por el VAR (ver aparte).

Con su triunfo, que a la postre es lo que cuenta, el equipo dirigido por el francés Zinedine Zidane esperará por alzarse con el trofeo el sábado ante Gremio de Porto Alegre, campeón de la Copa Libertadores, que ya conquistó la antigua Copa Intercontinental en 1983.

El brasileño Romarinho sorprendió y abrió el marcador a los 41 minutos del primer tiempo. A pesar de la amplia superioridad del conjunto madridista, Al Jazira se vio arriba con el tanto del ex Corinthians, quien también le había convertido a Boca en la final de la Copa Libertadores 2012, a poco del descanso. Pero el Real reaccionó en el complemento: Cristiano Ronaldo, a los 8, y Bale, a los 36 evitaron el tiempo extra.

En la segunda parte, el arquero Ali Khaseif, una de las figuras del partido con más de media docena de tapadas formidables, salió lesionado a los cinco minutos y entonces fue que en la primera acción de peligro, Ronaldo superó a su reemplazante Khaled Al Senaani con un fuerte derechazo cruzado para establecer el empate.

La final se jugará el sábado a las 14 de nuestro país en el estadio Zayed Sports City de Abu Dhabi, el mismo escenario de ayer, mientras que previamente, desde las 11, se llevará a cabo el partido por el tercer puesto entre Pachuca de México, y Al Jazira.

Con su conquista Cristiano Ronaldo llegó a los seis goles en la competencia convirtiéndose en el máximo goleador de la historia al superar a los argentinos Lionel Messi y César Delgado y al uruguayo Luis Suárez, todos con cinco tantos.

  • Dos intervenciones del VAR, muy opuestas

El árbitro brasileño Sandro Ricci le anuló un gol al Real Madrid por una supuesta infracción que no existió tras un cabezazo de Casemiro, cobrando un offside pasivo de Karim Benzema, quien no participó ni interfirió en la jugada, cosa que el VAR constató. Más tarde, otro llamado del VAR acertó con un offside que hubiese significado el 2-0 parcial a favor del Al Jazira.