El NextGen ATP Finals es el nuevo torneo de la ATP que reúne desde ayer en la ciudad de Milán a los ocho mejores jugadores menores de 21 años como cierre de temporada, certamen que, con 1.800.000 dólares en premios, asoma entre otras cosas como banco de pruebas para experimentar el cambio de algunas reglas de manera de avanzar en intentos que buscan por dónde puede discurrir el tenis en un futuro no muy lejano, llevándolo a que no tenga partidos tan largos.

Entre otras innovaciones habrá un reloj que controlará que se respeten los 25 segundos entre punto y punto, no habrá let en los servicios, cada set será al mejor de cuatro juegos, con tiebreak en caso de quedar 3-3 y el partido será de 5 sets.

Además, estará permitido un diálogo más fluido entre el jugador y el entrenador.

En el sorteo del cuadro del certamen, la ATP debió disculparse por la utilización de modelos italianas ocultando entre sus ropas las placas de los grupos. “La intención era integrar el rico patrimonio de Milán como una de las capitales de la moda del mundo. Sin embargo, nuestra ejecución de los procedimientos fue de mal gusto e inaceptable”.