Primero fue el dolor por la no obtención del pasaje al Mundial. Toda Italia, sumergida en un duelo nacional tras el 0 a 0 con Suecia en San Siro que le negó ser parte el año próximo del Mundial de Rusia, se sucedió desde allí en llantos, crí- ticas, acusaciones... Su emblema nacional de la azzurra, Gianluigi Buffon, había llegado a resumir el cuadro de situación en una frase: “Hay que refundarlo todo”.

La figura de Ancelotti emerge favorita para hacerse cargo de la azzurra hacia Qatar 2022

En cuestión de horas se había dado el natural alejamiento del DT Gian Piero Ventura. Pero a la catástrofe le faltaba una renuncia más y de peso, y esa fue la de nada menos que del presidente de la federación Carlo Tavecchio, quien presentó su dimisión durante un consejo federal que le soltó la mano.

El calcio italiano, que espera ahora por nuevas autordades en un acto eleccionario planteado a no más de noventa días, quedó entonces por el momento sin cabezas, ni en la federación, ni en su seleccionado, y tampoco tiene presidente en la Lega Serie A (1ª división) ni de la Lega Serie B (2ª división). Todo quedó en el estado que pintaba Buffon, de tener que refundarlo todo...

En ese escenario, para muchos, en cualquier encuesta futbolera en la península, Carlo Ancelotti es la opción preferida y favorita para dirigir a la Selección de Italia en ese largo camino que concluirá en la cita mundialista de Qatar 2022.

Según Corriere della Sera, la Federación Italiana habría ofrecido a Carlo Ancelotti un contrato hasta la Copa del Mundo qatarí, plenos poderes en el diseño táctico del equipo y total libertad para elegir a sus colaboradores, un rubro en el que Paolo Maldini y Andrea Pirlo entrarían a tallar como integrantes de un futuro cuerpo técnico de lujo, el de refundación de la estirpe azzurra, dueña de cuatro títulos mundiales.

Tavecchio, de 74 años, fue elegido presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) en agosto de 2014, y su decisión de no irse de inmediato tras la eliminación en el repechaje europeo generó incluso el reclamo del presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI) Giovanni Malago.

Solo, vacío de poder, Tavecchio se presentó ayer en una espectacular conferencia de prensa, diciendo, muy enojado, haber solicitado la renuncia de todo el consejo federal. “Pero nadie la entregó, solo estaba la mía”, recalcó, aduciendo haber sufrido un “despojo político”. Antes de renunciar, Tavecchio sondeó a Ancelotti para el cargo, pero recibió una negativa del entrenador con exitoso pasado en Milan, Chelsea de Inglaterra, París Saint Germain de Francia, Real Madrid de España y Bayern Múnich.

A sabiendas de la endeblez política que le esperaba a Tavecchio, Ancelotti rechazó el ofrecimiento en una negativa que tuvo tono prudente, sospechando la llegada de una nueva directiva. De hecho, la prensa italiana afirma que renovada la dirigencia cambiaría de postura.