Con motivo de una campaña publicitaria de una reconocida marca de gaseosas, que grabará un pequeño partido en la cancha del Club Belgrano, jugadores del Seleccionado argentino campeón en México 1986 llegaron a Tilcara, Jujuy, con el trofeo de la Copa del Mundo para cumplir con una promesa realizada antes de aquél mundial la Virgen de Punta Corral.