En su momento, en 2015, anunció su retiro de los cuadriláteros. Lo hizo como multicampéon y como el deportista con más dinero acopiado en la historia del boxeo.

Luego, para sorpresa de muchos pero justificando su decisión en que es "un hombre de negocios", volvió al ruedo para subirse a un ring el 26 de agosto de este año, cuando venció por nocáut técnico a la estrella de artes marciales mixtas Conor McGregor, combate por el que embolsó un bruto de 100 millones de dólares.

Y cuando parecía que ese sí sería su último reto, Floyd Mayweather repite señales de estar de regreso.

El sitio de noticias estadounidenses TMZ asegura que si bien no hay ninguna negociación entablada con ningún posible rival, desde el entorno de Big Money brota que él se está preparando para pelear nuevamente, lo que sería su combate número 51.

Con un récord de 50 victorias en igual cantidad de presentaciones y con 27 de ellas por nocaut, el estadounidense volvería a arriesgar su marca personal, que lo ha llevado a ser considerado uno de los mejores de la historia. Y el principal rival que asoma es otra vez Conor McGregor, quien tras perder por nocaut técnico en Las Veags, ha declarado siempre que aceptaría una revancha en el boxeo.