Cristiano Ronaldo fue el destinatario en París, con el marco de la Torre Eiffel de fondo, del prestigioso Balón de Oro, el quinto de su prolífica carrera. Los títulos en la Liga de España y en la Champions League con el Real Madrid y su papel fundamental para que Portugal esté en el Mundial de Rusia fueron motivos suficientes para que el galardón que entrega la revista France Football fuera para él por encima de Lionel Messi, Neymar y Gianluigi Buffón.

Con su distinció el goleador portugués igualó en cantidad de balones a Messi, también poseedor de cinco trofeos.

Este fue el segundo Balón de Oro consecutivo para un Cristiano que ya resultó ganador en 2008, cuando era jugador del Manchester United, y en 2013, 2014 y 2016, estos tres últimos ya como jugador del Real Madrid.

Para establecer al ganador la revista francesa recavó votos de un grupo seleccionado de periodistas internacionales.