Una nueva edición del Mundial de Clubes de fútbol prepara su montaje en Abu Dabi y Al Ain representando la posibilidad concreta para el poderoso Real Madrid de transformarse en el primer bicampeón de forma consecutiva desde que el certamen se disputa con el formato de seis equipos más un club agregado, elegido de la liga del país organizador.

El club merengue llega al Mundial de Clubes de Emiratos Árabes con la intención de hacer historia luego de su consagración en 2016, aunque al certamen los representantes latinoamericanos, Gremio de Porto Alegre y Pachuca, llegan con la chapa de poder dar la sorpresa.

La cita tendrá lugar desde mañana y hasta el 16 de diciembre reuniendo, como ocurre desde 2005, con los seis equipos campeones de sus respectivas confederaciones, además de un particpante extra del país anfitrión.

Dado que el número de participantes es impar, el formato de la competencia dicta que tanto Gremio (vencedor de Lanús en la final de la Copa Libertadores) como Real Madrid, no tendrán acción hasta el 12 y 13 de diciembre, respectivamente, ya en las llaves que corresponden a semifinales.

El campeón brasileño se medirá en Al Ain al vencedor del duelo de cuartos que jugarán el 9 de diciembre el Pachuca mexicano y el Wydad Casablanca marroquí.

Un día después, el Real Madrid jugará en Abu Dabi contra quien resulte el mejor del trio que integran el Urawa Red Diamonds japonés, campeón asiático, el Al Jazira de Abu Dabi, campeón de Emiratos, y el Auckland City neozelandés, titular de Oceanía.

Para el Real, que suma apenas dos goles en las catorce jornadas que lleva jugadas en la Liga española, la posibilidad de alzar otro trofeo le permitiría además igualar el récord de tres triunfos del Barcelona en el nuevo formato, tras los títulos de 2014 y 2016 que fueron para la Casa Blanca.

Además, el equipo de Zinedine Zidane consolidaría su primera posición en la historia global del torneo, con seis coronas, al llevar ya dos victorias como Mundial de Clubes y tres como Copa Intercontinental, la que disputaban solo los campeones de Europa y Sudamérica.

Vale recordar que el pasado 27 de octubre, la FIFA anunció que consideraba de forma oficial a la Copa Intercontinental, disputada entre 1960 y 2004, como Mundial de Clubes.

En Gremio, por su parte, el fútbol sudamericano y en particular el brasileño podrían ver el regreso del título que no llega a esta parte del continente desde 2012 cuando se impuso el Corinthians.

Antes de eso, lo había hecho en 2006 otro club de Porto Alegre, el Internacional, batiendo al Barcelona en la final.

  • Renato Gaúcho busca repetir

Para Gremio de Porto Alegre su participación en el Mundial de Clubes representará la búsqueda de su segundo título mundial, tras vencer al Hamburgo en la final de la Copa Intecontinental de 1983 por 2-1, anotando los dos goles de su equipo su actual entrenador, Renato Gaúcho. De hecho, Renato Gaúcho está ante la posibilidad de ganar el título mundial como jugador y entrenador con Gremio igualando a Zinedine Zidane con el Real Madrid.

Zidane es optimista a pesar del presente

Pese a que los resultados no llegan en la Liga española, en la que es cuarto en la tabla a ocho puntos del líder Barcelona, Zinedine Zidane es optimista.

“Creo que estamos en el buen camino, hay señales de ello. La energía está ahí, es positiva, nos sentimos bien mentalmente”, señaló el DT el francés.

El Madrid tiene apuntados sus cañones a terminar bien el año y el camino que tiene que superar para revalidar el distintivo de campeón del Mundial de Clubes lo conduce a esperar rival entre tres posibles. El equipo de Zidane comenzará su participación en semifinales en el Zayed Sports City Stadium de Abu Dabi.